10 cosas indispensables que debes llevar en tu viaje a Europa

By 25 julio, 2019 agosto 9th, 2019 Europa, Tips Viajeros

Viajar a Europa por primera vez es una de las experiencias más emocionantes. La expectativa de conocer otras culturas y de pisar un territorio donde no hablan tu idioma puede ser inquietante y al mismo tiempo divertida. Sin embargo, también el choque cultural puede provocar algunos incidentes no tan agradables. Para evitar esto, hicimos una lista con una serie de recomendaciones.

Foto por Joshua Earle en Unsplash

Lleva sólo la ropa que sea necesaria
Cuando empacas para un viaje largo es difícil decidir qué llevar, pero en serio en este caso menos es más. Nada de ropa extra «por si acaso».
Investiga cómo estará el clima en los lugares que visitarás de acuerdo a la temporada del año. Si es primavera o verano, lleva muchas playeras, un par de jeans, shorts y faldas que puedas combinar con las blusas. Si viajas en otoño o invierno el tema de la ropa se vuelve más complicado, pues es más gruesa. No te compliques, asegúrate de llevar una muy buena chamarra que te proteja contra el frío (o un abrigo para nieve de los que son ligeros) en un color neutral que combine con todo, empaca un par de bufandas, guantes, calcetines y varios cambios de blusas de manga y mallas térmicas, en verdad las vas a necesitar.
No lleves más de una maleta o una mochila grande, estarás moviéndote casi diario de ciudad en ciudad y a los pocos días tu maleta podría convertirse en tu peor enemiga si cargas de más. Empaca un jabón neutro de barra para que puedas lavar tu ropa cuando lo necesites. Tampoco descartes la idea de ir a una lavandería. Lo ideal es empacar para una semana y lavar.

Empaca calzado cómodo
Nunca lleves unos zapatos nuevos a Europa, tampoco los más viejos, empaca los zapatos más cómodos que tengas y un par de tenis o botas sin tacón. Caminarás mucho, muchísimo y cuando estés allá lo único que agradecerás será estar cómodo de tus pies. A veces salen ampollas así que lleva curitas o algo que pueda servirte para relajar tus pies después de un largo día de viaje. Si vas a llevar huaraches o zapatos abiertos asegúrate que no te rocen la piel y que sean cómodos para poder usarse todo el día y caminar grandes distancias.
Prueba tus zapatos un par de semanas antes de tu viaje y haz caminatas largas en tu ciudad con distinto calzado, de esa forma elegirás el mejor y tendrás buena condición física para las caminatas. Dos en uno.

Trae contigo un cilindro para agua con broche para colgar
Caminar por las calles europeas y recorrer grandes distancias cansa, especialmente en temporada de calor, por ello debes mantenerte bien hidratado. En Europa el agua de la llave es potable, en cambio, el agua embotellada es muy cara. Lleva siempre tu cilindro contigo, llénalo antes de salir del hotel y en el trayecto tal vez encontrarás algunos bebederos en la calle para rellenarlo de nuevo (sobre todo si vas a Roma no puedes dejar de probar el agua fresca de los bebederos que hay en casi cada esquina). El cilindro te lo puedes colgar en el pantalón, en tu bolsa o en la mochila.

Foto por Christian Dubovan en Unsplash

Cambia euros en efectivo desde tu país de origen
Es más probable que obtengas un mejor tipo de cambio en tu país de origen que en Europa. A veces se vuelve complicado encontrar allá una casa de cambio o un banco, además de que perderás tiempo de tu recorrido. Evita esto llevando euros en efectivo desde tu país. Guarda bien el dinero, hay unas carteras especiales que son como cangureras y se colocan debajo de la ropa sin que se noten, ahí puedes guardar tus euros y tu pasaporte para que los lleves siempre contigo en un lugar seguro. Carga en la cartera o la bolsa sólo el efectivo que necesites.

Nunca salgas a tu recorrido sin un snack en la bolsa
Agradecerás mucho este consejo cuando te ataque el hambre entre comidas y no haya ninguna tiendita alrededor para comprarte un chocolate o unas galletas, que además te van a salir carísimas. Compra paquetes de chocolates individuales, barras energéticas o galletas (o las tres cosas) y lleva siempre algunos snacks en tu bolsa. Después de un largo recorrido te dará energía para seguir explorando. En algunos hoteles y hostales en el desayuno te puedes preparar sándwiches para llevar en tu bolsa o robarte un panecillo para el camino.

Prepara un botiquín de viaje
Este es un tip básico. En Europa casi no te venden medicamentos sin receta y como todo allá, también la medicina es muy cara. En una bolsa pequeña haz un botiquín en el que incluyas pastillas para evitar el mareo, para combatir el dolor de cabeza, para el dolor muscular, antihistamínicos (en caso de que pudieras tener una reacción alérgica a algo), antidiarreicos, pastillas para el malestar estomacal o gastritis (para cuando comas algo pesado o irritante), pomada para rozaduras, pomada para golpes o torceduras, una venda, algodón, alcohol y cinta de tela. Puedes agregar lo que creas que es necesario.

Siempre lleva un impermeable y una bolsa de plástico
En cualquier época del año, siempre habrá alguna ciudad que nos sorprenda con mal clima o donde llueva (te estamos viendo a ti, Londres), especialmente en verano y otoño, por ello siempre lleva contigo un impermeable y una bolsa grande de plástico para tapar tu maleta y evitar que se mojen tus cosas. Si tienes botas para la lluvia y viajas en temporada de lluvias, empaca un par.

Asegura tus documentos importantes
Escanea tu pasaporte y envía el archivo a tu correo electrónico, así tendrás una copia de tu pasaporte por si se pierde. Lo mismo con los boletos de avión u otras identificaciones que lleves contigo. Protege tus documentos en alguna cartera especial contra el agua y evita sacarlos en lugares multitudinarios o públicos.

No olvides llevar una tarjeta de crédito
Aunque lleves euros es necesario que tengas contigo alguna tarjeta de crédito, en ocasiones te la pedirán como garantía para hoteles o servicios. También hay algunas tarjetas que tienen promociones para compras en el extranjero, investiga si es el caso de la tuya. No olvides avisar a tu banco que estarás fuera algunos días para que no te bloqueen tu tarjeta al ver compras sospechosas provenientes de otro país.

Foto por Anastasia Dulgier en Unsplash

Lleva algo típico de tu lugar de origen para intercambiar
Los mexicanos somos muy dados a regalar cosas, lleva dulces típicos o alguna artesanía de tu región de origen, en los tours y en cada país conocerás a alguien que te hará el rato más ameno, que te ayudará o simplemente que compartirá momentos contigo. Puedes regalarle algo a esas personas que hacen de tu viaje algo especial o intercambiar con ellas algún objeto de su país por lo que tú lleves. Las artesanías también a veces funcionan como moneda de cambio en Europa pues son muy apreciadas, así que podrías sacarles provecho y obtener un dinero extra para comprarte algo durante tu viaje.

Oscar Sánchez

Oscar Sánchez

Ingeniero en redes, piloto comercial y viajero. Ha vivido en 4 países y es adicto a buscar promociones de vuelos. Enamorado de los tacos pero amante de McDonald's.