10 cosas que debes saber antes de visitar Islandia

¿Ya no aguantas las ganas de hacerte una selfie frente a una cascada glaciar? Debes leer estas recomendaciones para que tu travesía a Islandia sea como siempre la soñaste.

Foto por Jeremy Bishop en Unsplash

1. El clima es muy cambiante
La llaman la tierra del fuego y el hielo pero nada tiene que ver con Game of Thrones. En realidad, este apodo se debe a su origen volcánico y a su remota ubicación cerca del Círculo Polar Ártico. Así, con características geográficas tan extremas, puedes esperar mañanas y noches heladas y un mediodía caluroso, dependiendo de la temporada. Lo mejor será ir preparado con capas de ropa para cada ocasión.

2. La tarjeta de crédito se usa para todo
Sí, incluso en los baños públicos y gasolineras te pedirán que pagues con tarjeta. Ojo, eso no quiere decir que no debas llevar contigo un poco de efectivo. La moneda local es la corona islandesa y se consigue en el aeropuerto.
Otro consejo: asegúrate de que tu tarjeta emplee un código PIN pues son las únicas aceptadas.

3. Lo mejor es recorrerla en auto
En primer lugar, su red carretera es extensa y de excelentes condiciones. Además, moverse por autopista es la mejor forma de llegar a algunos de los monumentos naturales más bellos pero menos accesibles. Hacer road trips es tan común que buena parte de la industria turística del país se basa en ello, por lo que verás muchas cabañas, gasolineras y paradas especiales para viajeros del camino.

Foto por Matteo Paganelli en Unsplash

4. Calcular las horas de luz es fundamental
Por hallarse en una latitud tan septentrional (es decir, al norte), Islandia cuenta con muchas horas de sol en el verano (de abril a septiembre) y prácticamente nada de luz natural durante el invierno. Tómalo en cuenta para organizar tu jornada y que no te se te haga de noche a media tarde.

5. Los precios son muy altos
Islandia es uno de los países más caros del mundo debido a su nivel de vida, a los sueldos elevados y a que tienen que importar casi todo. Para darte una idea, se estima que los precios en este rincón del planeta son 66% más altos que en el resto de Europa, de modo que te recomendamos ahorrar lo suficiente y optar por comprar víveres para alimentarte durante el viaje. ¡Un desayuno sencillo en una cafetería puede costar más de 800 pesos!

6. Es mejor rentar un auto desde el aeropuerto
Hacerlo se relaciona con dos puntos que ya te hemos comentado: por ser un país tan caro, pedir un taxi hacia Reikiavik puede ser prohibitivo, así que conviene más iniciar tu travesía motorizada desde que bajes del avión.

Foto por redcharlie en Unsplash

7. Es común toparte con multitudes
¿Sabes cuántos islandeses hay en Islandia? Cerca de 300 mil. ¿Y cuántos turistas? En 2018, se contabilizaron más de 2 millones. Con estas cifras podrás darte una idea de la gran cantidad de personas que abarrotan los atractivos más famosos. Si quieres saltarte las aglomeraciones, checa esta lista de lugares que hemos armado para ti.

8. Busca alternativas a la Blue Lagoon
Seguramente has visto fotos de esta poza termal a mitad de un paisaje helado… ¿hermosa, no? La parte no tan padre de la Blue Lagoon es que, al igual que tú, miles de personas también la han visto y por eso suele estar siempre atestada. Otros puntos igual de desalentadores es que entrar es muy caro (¡te cobran hasta por la toalla!) y que suele solicitarse reservación para entrar. Si quieres una alternativa dirígete a las fuentes de Reykjaladur y Grjotgaja.

9. Allá casi toda el agua es potable
Prácticamente todo lo que brota en Islandia se puede beber: desde el agua de las cascadas hasta la de la llave de tu hotel, de modo que es buena idea llevar siempre un termo. ¡Ah! Y que el olor a huevo podrido no te espante: el agua de origen volcánico puede contener un poco de azufre pero es seguro beberla.

Foto por Norris Niman en Unsplash

10. Reikiavik merece estancias más largas
Muchos solo pasan unas horas en la capital de Islandia antes de partir a lo salvaje, pero creemos que esta pequeña y moderna ciudad bien amerita que la explores por más tiempo. Puedes perderte entre sus barrios con casitas de colores, asombrarte con la torre de cristal de la Catedral Hallgrímskirkja o aprender sobre el país en el Museo Nacional de Islandia.

Arturo Torres Landa

Arturo Torres Landa

Escribe y hace fotos para distintas publicaciones de viajes, gracias a lo cual se ha ganado cierta reputación de “doctor vacacional” entre sus amigos: siempre cuenta con destinos y experiencias para recetar.

Deja un comentario