10 maravillas naturales de México que están en nuestro bucket list

Del mar a la montaña y de la jungla el desierto, en estos espacios naturales de México comprobarás la riqueza y diversidad de nuestro país. ¿Ya los conoces todos?

 

Cañón del Sumidero, Chiapas
Con una profundidad de 250 metros y muros de piedra que se elevan por encima de los 1,200 metros, este espectacular cañón labrado por el río Grijalba debe aparecer en tu itinerario por Chiapas forzosamente. Para admirarlo en toda su inmensidad, desde Tuxtla-Gutiérrez debes dirigirte a Chiapa de Corzo, en cuyo embarcadero zarpan los botes turísticos hacia el corazón del Parque Nacional Cañón del Sumidero. Durante el recorrido verás selvas, cascadas, monos araña y colosales cocodrilos.

Banco Chinchorro, Quintana Roo
Esta maravilla natural es el atolón más grande de México y el segundo del planeta; tiene una superficie de 800 kilómetros cuadrados y se localiza a 30 kilómetros de la costa de Quintana Roo, entre los pueblos de Xcalak y Mahahual. Sus cimientos: un complejo sistema de arrecifes sobre el cual se han formado islas e islotes de arena clara. Además de bucear y practicar esnórquel en sus aguas, en la superficie podrás hacer recorridos entre los manglares para ver lagartos, cormoranes y águilas pescadoras.

Cuatrociénegas, Coahuila
Al oeste de la ciudad de Monclova se encuentra el Área de Protección de Flora y Fauna de Cuatrociénegas, la cual concentra los humedales más importantes del desierto chihuahuense. ¿Qué puedes encontrarte ahí? Primero, extensas dunas de yeso blanco que, en combinación con el cielo del desierto, ofrecen una imagen digna de una post con muchísimos likes en Instagram. A su vez, la reserva también cuenta con pozas de azul intenso, que además de bellas son únicas pues en ellas se han descubierto las formas de vida más antiguas del planeta, los estromatolitos.

Reserva de la Biosfera de Calakmul, Campeche
Este espacio protegido al sureste del estado conforma el núcleo del segundo bosque tropical más grande de América, lo cual ya dice mucho sobre su importancia ecológica. Allí habitan cientos de especies de animales en peligro de extinción, como el tucán, el tapir, el zopilote rey y el mismísimo jaguar, que aquí se mueve en libertad. Por si fuera poco, en la reserva se localiza una de los sitios arqueológicos más grandes y asombrosos del mundo maya: la antigua ciudad de Calakmul, desde cuya pirámide principal (a 55 metros de altura) podrás contemplar la selva en toda su inmensidad.

Sierra Gorda, Querétaro
Por su gran diversidad biológica y de paisajes, la Reserva de la Biosfera de la Sierra Gorda es un destino que no debes perderte y al cual debes dedicarle varios días. Primero puedes explorarla desde el pueblito de Pinal de Amoles, siempre cubierto por nubes; luego apuntarte a un recorrido que te lleve a conocer las bonitas cascadas de El Chuveje y Puente de Dios, rodeadas por bosques exuberantes. Si te laten las experiencias de aventura, apúntate a los tours en 4 x 4 a través de la sierra; si lo tuyo es la cultura, la Ruta de las Misiones de la Sierra Gorda te encantará.

Huasteca Potosina, San Luis Potosí
Si bien está región al centro-oriente de México es muy grande, la mayoría de sus atractivos naturales se localizan en el municipio de Aquismón. El más emblemático de ellos es la Cascada de Tamul, alimentada por las aguas color turquesa del río Santa María. Otra caída de agua también impresionante es la de Tamasopo, formada por varios saltos de espuma blanca. Por su cambiante relieve e hidrografía, la Huasteca Potosina es hogar de muchísimas especies animales, algo que comprobarás cuando visites el Sótano de las Golondrinas, un colosal pozo natural habitado por miles de aves.

Reserva de la Biosfera El Vizcaíno, Baja California Sur
Se ubica al norte de Baja California Sur y está conformada por más de dos millones de hectáreas dedicadas enteramente a la conservación. Tan grande es que está dividida en tres áreas principales: sierra, planicie y costa, todas ellas habitadas por fauna y flora nativas de gran importancia ambiental. Entre los animales que aquí podrás apreciar se encuentran el berrendo, la ballena gris y el león marino de California; a su vez, sus extensos bosques de cirios (cactáceas únicas en el mundo) merecen que los explores.

Santuario de la Mariposa Monarca, Michoacán y Estado de México
Su nombre oficial es Reserva de la biosfera de la Mariposa Monarca, cuya extensión de 54 mil hectáreas también ha sido nombrada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Su ubicación: los bosques de oyamel al este de Michoacán y oeste del Estado de México, una región que durante milenios ha sido el sitio de reproducción, nacimiento y muerte de la mariposa monarca gracias a las condiciones climáticas y a la altitud, a 3 mil metros sobre el nivel del mar. Entre los santuarios que podrás visitar para ver cómo miles de mariposas vuelan a tu alrededor se encuentran los de El Rosario (en Michoacán) y La Mesa, en el Estado de México.

Lagunas del Sol y la Luna, Estado de México
Estos inusuales cuerpos de agua se localizan en el cráter del volcán Xinantécatl o Nevado de Toluca, a más de 4 mil metros sobre el nivel medio del mar. La Laguna del Sol tiene casi 400 metros de longitud y 200 de ancho, mientras que la de la Luna posee una forma alargada y estrecha (tiene 75 metros de ancho) gracias a la cual recibió su nombre. Ambas se formaron cuando el cráter del volcán quedó tapado por la lava y las cenizas, además de compartir el mismo tono azul turquesa de sus aguas.
Realizar una caminata en su contorno o simplemente contemplarlas es algo que no debes dejar de hacer.

Barrancas del Cobre, Chihuahua
Es un sistema geológico cuatro veces más grande y dos veces más profundo que el famosísimo Cañón del Colorado en los Estados Unidos, motivos por los cuales tienes que ir a conocerlo. La más honda de todas es la llamada Barranca de Urique, con más de 1,800 metros de profundidad. Podrás apreciarla en toda su grandeza desde el mirador de Divisadero, la parada estrella del tren que va de Los Mochis a Chihuahua conocido como El Chepe. Además de su belleza natural, las Barrancas del Cobre fascinan por su riqueza cultural, pues se trata del hogar ancestral del pueblo rarámuri. En el poblado de Creel, muy cerca de la sierra, se pueden conocer sus tradiciones, adquirir artesanías y adentrarse en su estilo de vida.

Arturo Torres Landa

Arturo Torres Landa

Escribe y hace fotos para distintas publicaciones de viajes, gracias a lo cual se ha ganado cierta reputación de “doctor vacacional” entre sus amigos: siempre cuenta con destinos y experiencias para recetar.

Deja un comentario