Pros y contras de hospedarte en una casa rentada

By 26 febrero, 2019 marzo 15th, 2019 Tips Viajeros

¿Sigues indeciso sobre contratar o no una residencia vacacional? Aquí te ofrecemos algunos puntos a considerar para que tu escapada en casa ajena sea todo un éxito.

Pros de quedarte en una casa rentada

Foto por Daria Shevtsova en Pexels

  • El efecto como en casa. Tendrás toda la propiedad para ti y tus acompañantes, por lo que será más fácil sentirte “como en casa”. Al hospedarte en una zona residencial se aprende mucho sobre cómo viven los locales su día a día. ¡Será como ser vecino del barrio por unos días! ¿Quieres pasearte en pijama a todas horas y por toda la casa? ¿No deseas salir de alberca en todo el día? En una casa rentada todo eso y más es posible.
  • Puedes llevarte a Firulais. No tendrás que preocuparte por dejar a tu mascota sola en casa, pues en muchos hogares de renta permiten el acceso con animales. Eso sí, investiga bien los términos y condiciones o, de ser posible, platica con los dueños antes de llegar a la propiedad con tu transportadora. Todo debe estar muy bien especificado para no tener ningún problema.
  • Sueles obtener más por menos. En comparación con un hotel convencional, en una casa de alquiler obtendrás más espacio y prestaciones —como cocina, lavadora, wifi— por un precio más competitivo.
  • Convives más con tus compañeros de viaje. ¿Quieres estrechar lazos familiares o divertirte con tus amigos? Esta es la opción ideal para tener espacios de convivencia. ¿Qué te podría unir más con tus seres queridos que compartir un mismo baño durante una semana?

Contras de quedarte en una casa rentada

Foto por rawpixel en Unplash

  • Tienes que cocinar. Olvídate de levantarte de la cama y lanzarte al bufet de desayuno en pijama. Deberás abastecer la casa con comida y bebidas para tu estancia, algo que, además de implicar gastos adicionales, significa tiempo invertido en ir de compras y cocinar.
  • Tienes que limpiar. Las labores de limpieza (como levantar la cocina o tender las camas) serán responsabilidades completamente tuyas. Aunque revisa bien tus opciones, pues existen algunos casas en renta que pueden incluir estos servicios.
  • No tienes con quién quejarte si algo sale mal. Al no haber personal de mantenimiento de planta (como sí sucede en un hotel), cualquier desperfecto que se presente tardará más en ser atendido. Olvídate de los servicios de recepción o de concierge: esa reservación en el restaurante de moda la tendrás que hacer tú mismo.
  • Eres menos anónimo. No a todos los vecinos o dueños les fascina la idea de tener pool parties de desconocidos cada fin de semana, por lo que tendrás que ser más prudente y cuidadoso.

¿Qué te parecieron nuestras consideraciones? Desde luego que hay algunas que no aplican en su totalidad (¡o que incluso no incluimos!) porque cada casa cuenta con sus propias especificaciones de uso.
Lo mejor siempre será tener una comunicación clara con el dueño del espacio así como informarse sobre los alrededores.

Brenda Béjar Kleiman

Brenda Béjar Kleiman

Es editora, traductora y correctora de estilo. Su trayectoria en el mundo de los viajes comenzó como adolescente mochilera. Desde ahí prometió nunca volver a viajar sin maleta de rueditas y lo ha cumplido.