24 horas en Ottawa

Tal vez Toronto, Vancouver y Montreal acaparen todas las miradas, sin embargo, la capital de Canadá no se queda atrás en lo que a historia, gastronomía y vibra urbana se refiere. Si tomarás nuestro tour por los imperdibles de Canadá (da clic acá para descubrir de qué se trata), tienes que conocer estos lugares.

Al despertar
No importa en qué época visites Ottawa: las mañanas suelen ser muy frías y por ello lo más recomendable es enfrentarlas con un desayuno calentito y calórico. Instalado dentro de un antiguo almacén industrial, en el centro de la ciudad, te vas a encontrar con Art-Is-In-Bakery, donde el chef Kevin Mathieson demuestra su entrenamiento en repostería francesa. Además de excelente café, en su carta hay deliciosos croissants, scones, brioches o hot-cakes con fruta fresca a los que no debes dejar de untarles mantequilla de maple hecha en casa.

Por la mañana
Con los motores ya encendidos podrás explorar sin contratiempos Parliament Hill, el núcleo político de Canadá y el sector que concentra las construcciones históricas de Ottawa. Llamará tu atención el Edificio del Parlamento, inspirado en el gótico inglés y dotado de una torre de reloj de 100 metros de altura. Si lo visitas entre julio y agosto trata de estar en su explanada en torno de las 10 a. m., pues a esa hora comienza el cambio de guardia, una ceremonia militar en la que participan decenas de soldados vestidos a la usanza inglesa —como en el Buckingham Palace de Londres. Ya que estás por la zona puedes extender tu visita tomando algún tour gratuito por la Casa del Senado o la Casa de los Comunes; a pesar de transcurrir por recintos políticos, los tours valen la pena por la belleza arquitectónica de los edificios. Si te quedaste con ganas de más, puedes hacer un recorrido en bote por el Canal Rideau, desde el cual las torres y palacios del centro de Ottawa lucen más impresionantes.

Al mediodía
Es hora de almorzar en Canadá, para lo cual te recomendamos ByWard Market, un barrio que —como su nombre sugiere— tiene como corazón un mercado de productores. Además de hacer una caminata entre los puestos comerciales date tiempo de pasear por sus calles, llenas de bares, tiendas vintage y restaurantes. Para tomar un bocadillo casual elige Café 55, en pleno centro del vecindario; si traes ganas de algo más original y alocado, dirígete a Beaver Tails, ubicado en el área al aire libre del mercado. Allí te vas a topar con unos curiosos panes con forma plana (como la cola de un castor…) los cuales pueden ir cubiertos de casi cualquier cosa, desde merengue de limón hasta pretzels con Nutella. Sí, suena raro pero sabe delicioso.

Por la tarde
¿La vibra de barrio te acabó por conquistar? Lánzate entonces a Westboro Village, famosa por su diversidad étnica, sus boutiques de moda alternativa, bares, pubs y cafeterías… en pocas palabras, por su oferta hipster friendly. La recomendación para comer es Farm Boy, que pone énfasis en productos locales y muy frescos.
¿Prefieres una ruta más cultural e histórica? Dirígete a Gatineau, el sector de habla francesa de la ciudad. Allí se levanta el Canadian Museum of History, donde aprenderás sobre los pueblos nativos, la colonización europea y el papel que jugó Canadá durante la Segunda Guerra Mundial. Después vuelve al centro de Ottawa y compra entradas para la National Gallery, que resguarda valiosas obras de Andy Warhol, Claude Monet y Pablo Picasso, entre otros.

De noche
Despídete de la capital eligiendo entre brindar en las alturas o debajo de la tierra. ¿Te decidiste por lo primero? En el bar Copper, ubicado en el piso 17 del hotel Andaz, podrás degustar cocteles originales hechos por sus expertos mixólogos. En cambio, si preferiste el estilo underground tu siguiente parada será Château Lafayette, considerado el bar más antiguo de todo Ottawa. Además de excelente cerveza y un ambiente bohemio, te sugerimos este sitio porque sus snacks demuestran la diversidad de la cocina canadiense; como ejemplo está su plato de poutine (especialidad de Quebec), sus quesos de Alberta y el falafel que recuerda el ánimo cosmopolita del país.

Arturo Torres Landa

Arturo Torres Landa

Escribe y hace fotos para distintas publicaciones de viajes, gracias a lo cual se ha ganado cierta reputación de “doctor vacacional” entre sus amigos: siempre cuenta con destinos y experiencias para recetar.

Deja un comentario