Algunos la consideran la ciudad más vibrante de todo el Medio Oriente, pues su oferta de vida nocturna, compras y arte contemporáneo no se compara con ninguna urbe de la región. ¿Quieres averiguar si es cierto? Checa este itinerario que preparamos para tu día libre en Tel Aviv de nuestro viaje por Tierra Santa.

Foto por Alexander Katin en Unsplash

Por la mañana
La recomendación para iniciar la jornada es Neve Tzedek, uno de los barrios más antiguos de Tel Aviv. Levantado hacia finales del siglo XIX, aquí vas a encontrar las típicas calles estrechas y fachadas coloridas de antaño, con la diferencia de que las viejas casonas hoy acogen cafés, boutiques y galerías. Si caminas por al calle Shabazi asegúrate de conocer Dallal, un restaurante casual con influencias francesas que sirve sus desayunos en mesas sobre la banqueta.
Luego de cargar pilas podrás dar una caminata por Jaffa, antiguo puerto árabe desde donde se fundó y extendió Tel Aviv. Imperdible recorrer su puerto y ver cómo los pescadores siguen recalando, igual que en tiempos bíblicos; tampoco puedes dejar de pasear por el mercado de pulgas, donde regatear con los comerciantes es parte de la experiencia.

Foto por Alexander Katin en Unsplash

De tarde
Si sigues en los alrededores de Jaffa te sugerimos entrar al mercado del puerto y probar lo que ofrecen sus oyster bars y puestos especializados en hummus. En cambio, si aún no tienes apetito, debes visitar el barrio de Lev Ha’ir, famoso en el mundo entero por su gran cantidad de construcciones modernistas —¡tiene más de 4 mil edificios del estilo Bauhaus! Camina por las animadas calles de Nahmani, Shenkin y Ahad Ha’am y comprueba por qué la llamada «Ciudad Blanca» de Tel Aviv es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.
Para continuar con el ánimo artístico compra entradas para el Museo de Arte Contemporáneo de Tel Aviv, el cual resguarda valiosas obras de genios como Kandinsky, Monet, Rodin y Picasso. El pabellón Herta and Paul Amir Building, inaugurado en 2011, te encantará por su silueta osada y futurista.
Antes de que se oculte el sol lánzate a Tel Aviv Tayelet, un bonito paseo que bordea las playas del Mediterráneo. Si todavía tienes chance, aprovecha al máximo los últimos rayos de sol descansando sobre la arena, aunque si quieres una experiencias más auténtica debes acercarte a los locales y retarlos a una partida de matkot, especie de tenis de playa muy popular por estas latitudes.

Foto por Robert Bye en Unsplash

En la noche
Después de probar tu destreza raqueta en mano, seguramente querrás cenar rico y despedirte de la ciudad con algo muy representativo. Así, nuestra sugerencia es que te dirijas a la calle Har Sinai y te detengas junto a la Gran Sinagoga. Allí te vas a encontrar con el barullo habitual de Port Sa’id, un sitio que sirve cocina del Mediterráneo oriental en un ambiente desenfadado y muy hipster. Tanto el menú de comida como el de cocteles cambia de forma diaria, así que conviene preguntar por los especiales del día.
Luego de brindar entre nuevos amigos baila hasta el amanecer en alguno de los clubes nocturnos que salpican la calle Rotschild Boulevard, donde siempre hay dj’s invitados de talla internacional.

 

Arturo Torres Landa

Arturo Torres Landa

Escribe y hace fotos para distintas publicaciones de viajes, gracias a lo cual se ha ganado cierta reputación de “doctor vacacional” entre sus amigos: siempre cuenta con destinos y experiencias para recetar.

Deja un comentario