Contar con poco tiempo no es pretexto para no disfrutar al máximo la ciudad más grande y dinámica de Canadá. Para demostrártelo, elaboramos esta guía para que todo sea miel (de maple) sobre hojuelas mientras visitas Toronto.

Foto por Scott Webb en Unsplash

 
8:00 a. m.
Para empezar tu jornada, cárgate de calorías y nutrientes en Evviva Breakfast & Lunch. ¿Quieres una sugerencia de su menú? pide el desayuno Chicken & Waffle, pechuga de pollo frita servida sobre un waffle recién hecho en casa, todo bañado por deliciosa miel de maple. Si traes ganas de convertirlo en brunch puedes acompañar tu platillo con una mimosa; si prefieres algo tradicional, ordena el latte de la casa endulzado con —sí, adivinaste— miel de maple.
10:00 a. m.
La que alguna vez fuera la estructura más elevada del planeta te espera apenas cruzando la calle de donde desayunaste: la CN Tower, un esbelto coloso de cemento y metal que se eleva 553 metros por encima del lago Ontario. A la altura del metro 342 te encontrarás con una plataforma de observación, donde te espera una vista de vértigo a través de un cristal. Justo un piso arriba hallarás el restaurante 360 que, como su nombre sugiere, ofrece una panorámica completa de los alrededores.
12:00 p. m.
¡Vamos al beisbol! El estadio Rogers Centre, a los pies de la CN Tower, es la casa del equipo local, los Toronto Blue Jays, quienes participan en las Ligas Mayores de Beisbol. Checa el calendario y haz todo lo posible por apartar sitio en un encuentro Blue Jays vs Yankees o Blue Jays vs Red Sox, verdaderos clásicos de la costa este norteamericana.

15:00 p. m.
Si para esta hora no tienes hambre es porque seguramente te comiste más de un hot-dog durante el partido de beisbol (tranquilo, no te vamos a juzgar, nosotros haríamos lo mismo), lo cual no es impedimento para probar las delicias mediterráneas del cosmopolita barrio de Queen West. Elige Soufis y conoce los sabores de la auténtica comida siria, o síguete hasta Agora y pide clásicos griegos como el moussaka o el horiatiki; por cierto, su yogurt con granola es hecho en casa.
17:00 p. m.
Estira las piernas y estrecha tu presupuesto haciendo una caminata de compras por Queen West, donde abundan las tiendas de diseño y boutiques de moda independiente, como Kotn, especializada en prendas y artículos hechos con algodón egipcio. Otra opción cool es Spectacles, donde te ofrecerán una botella de agua fresca o incluso una mimosa mientras esperas por los lentes vintage que le van mejor a tu tipo de rostro. ¿Quieres conocer un lugar realmente único? Visita Bite Lip Lab, donde elaboran labiales orgánicos completamente comestibles.

Foto por Eaters Collective en Unsplash

 
19:00 p. m. 
¡Ya es hora de cenar en estas latitudes! Sigue por la calle Queen West hasta llegar a The Drake Hotel, sitio favorito de artistas, bohemios, noctámbulos y hipsters. Su carta es internacional pero casi todos sus ingredientes son canadienses. Prueba sus originales sushis (el veggie maki con aceite balsámico de maple es muy rico) o dale de lleno a la Drake Burger, elaborada con carne de reses cumbrae.
21:00 p. m.
Cierra la noche bailando al ritmo que disponen los DJ’s y bandas invitadas que tocan en el sótano de The Drake Hotel. Brinda por un día redondo con sus cocteles de autor o con una cerveza de barril.

Arturo Torres Landa

Arturo Torres Landa

Escribe y hace fotos para distintas publicaciones de viajes, gracias a lo cual se ha ganado cierta reputación de “doctor vacacional” entre sus amigos: siempre cuenta con destinos y experiencias para recetar.