Además de ser rica en historia y atractivos naturales, la India es un país enorme: el séptimo en el mundo por su superficie. Conocerla toda en un par de semanas es una tarea imposible. Para ayudarte en tu recorrido, hicimos una selección de ciudades que es indispensable visitar. Estas son cinco de ellas.

Foto por Aquib Akhter en Unsplash

 
Delhi
Sí, es caótica, está llena de tráfico y puede llegar a ser un poco abrumadora, pero no hay un lugar similar en el mundo. Piérdete entre sus mercados, prueba las delicias locales —una de nuestras favoritas es el paratha, un pan plano que puede ir relleno de papa, coliflor o huevo— y sorpréndete con su cultura y edificios, como el Fuerte Rojo, un impresionante palacio amurallado construido en el siglo XVII, y el templo del Loto, una estructura futurista que ha ganado varios premios arquitectónicos y, actualmente, atrae a más turistas que el Taj Mahal.

Foto por Atharva Tulsi en Unsplash

 
Agra
En esta pequeña ciudad se encuentra el icónico Taj Mahal. Comienza por recorrer este impresionante mausoleo de mármol blanco, que es considerado una de las siete maravillas del mundo moderno y patrimonio de la humanidad por la Unesco. Continúa en el Fuerte rojo de Agra, uno de los más grandes del país y Fahtepur Sikri, una ciudad abandonada construida en piedra. Para rematar la tarde, ¿qué tal un dhaba? Así se llaman los pequeños locales donde sirven varios platillos como aperitivo. Uno de los más concurridos es Mama Chicken.

Foto por Annie Spratt en Unsplash

 
Jaipur
Llamada también la “ciudad rosa” porque la mayoría de sus edificios fueron pintados de ese color hace casi 150 años. Aquí son imperdibles dos palacios: el Jaipur, que ahora es museo y residencia real y el Hawa Mahal, cuya arquitectura —que se conoce como rajput— es una belleza. Aunque a unos once kilómetros de distancia se ubica otro gran atractivo, el Fuerte de Amber, famoso por los elefantes que llevan a quienes visitan la cima del palacio. No te vayas de ahí sin probar los lassis, una bebida hecha a base de yogurt. Los más famosos son los de Lassiwala.

Foto por Sahar Mann en Unsplash

 
Bombay
La ciudad más grande del país es una de esas metrópolis que tienen de todo: playas, templos religiosos y arquitectura moderna. Eso sí, el ritmo de vida y el tráfico son también imparables, así que prepárate. En tu ruta asegúrate de visitar la Puerta de la India, una especie de arco del triunfo frente al mar, y la Estación Chhatrapati Shivaji, una estación de ferrocarril de arquitectura gótica que es patrimonio de la humanidad. Tip: la mejor forma de recorrer el centro es en bicicleta.

Foto por Patrick Beznoska en Unsplash

 
Udaipur
Esta es una ciudad romántica, llena de lagos, jardines, templos  y palacios que invitan a dar largos paseos. Casi todo el año se pueden disfrutar ferias y festivales callejeros de todo tipo. Algunos de los lugares más frecuentados son el Palacio de la Ciudad, que se extiende a lo largo del lago Pachola, y el Palacio del Monzón: ubicado en las montañas, sus vistas son simplemente impresionantes, sobre todo al atardecer. También tiene un santuario de animales.

Brenda Béjar Kleiman

Brenda Béjar Kleiman

Es editora, traductora y correctora de estilo. Su trayectoria en el mundo de los viajes comenzó como adolescente mochilera. Desde ahí prometió nunca volver a viajar sin maleta de rueditas y lo ha cumplido.