Cinco lugares imperdibles en Baja California Sur

Dos ciudades apacibles, dos pueblos encantadores y una laguna mágica conforman nuestra lista de sitios favoritos en el sur de esta península privilegiada. ¿Ya los conoces?

Foto por Matthew T Rader en Unsplash

Todos Santos
Fue fundado en 1773 en torno a una misión franciscana; está rodeado por bellos paisajes desérticos y cuenta con una animada vida cultural, por eso es uno de los dos Pueblos Mágicos con los que cuenta el estado. Muchos te dirán que el hotel California que se alza en su centro fue el lugar que inspiró a la banda de rock The Eagles, sin embargo, no hay constancia de ello. Lo que sí es un hecho es que este poblado es un gran punto de partida para practicar surf en las cercanas playas, al igual que otros deportes acuáticos. ¿Tu onda es más calmada? Realiza un tour de galerías y tiendas de antigüedades o degusta las delicias que surgen de sus restaurantes.

Laguna San Ignacio
Aunque esta laguna costera es bella durante todo el año, te sugerimos visitarla en invierno, época en la que podrás ver la migración, apareamiento y nacimiento de la ballena gris del Pacífico. Lo más recomendable es apartar con tiempo un tour que te lleve a divisar a estos cetáceos, así como considerar por lo menos una noche de estancia. Nosotros te sugerimos hacerlo en las cabañas San Ignacio de Antonio Ecotours, pues además de cómodas ofrecen instalaciones básicas para disfrutar del desierto. Ojo, la laguna San Ignacio es muy remota, así que lo más conveniente será volar a La Paz y de ahí rentar un auto o de plano contratar un recorrido con transporte incluido.

Loreto
Este es el otro Pueblo Mágico sudcaliforniano, el cual también fue capital de Baja California cuando aún no se dividía en dos estados. Durante tu visita debes conocer la Misión de Nuestra Señora de Loreto, monumento religioso desde donde se evangelizó la península; también puedes caminar por sus calles empedradas y comprar artesanías en el mercado. Loreto es un excelente punto para hacer expediciones de trekking hacia la cercana Sierra de la Giganta, lanzarse al mar para hacer kayak y velerismo o —simplemente— tirarse en la playa a ver el atardecer.

Foto por David Nieto en Unsplash

La Paz
La capital del estado es tranquila y acogedora, prácticamente desierta en las horas del día (el calor ahuyenta a todos hacia el interior) y muy activa en el atardecer. Si eres de paladar aventurero debes probar los platillos que aquí se elaboran con las almejas chocolata y pata de mula, al igual que los ceviches con pescado recién capturado. La Paz también es visitada por las bellísimas playas que la rodean, siendo las más famosas las de Balandra y Pichilingue, auténticos paraísos de aguas turquesa y arena rosada a causa de la cercanía con el desierto. Si tienes más tiempo haz un recorrido en bote hacia la isla Espíritu Santo y practica esnórquel en compañía de lobos marinos.

Los Cabos
Se trata de uno de los puertos vacacionales más populares de todo México, gracias a su completísima oferta hotelera y a sus hermosas playas. Como su nombre bien indica, este destino está conformado por dos ciudades: una es San José del Cabo, que cuenta con cierta vibra de pueblito mexicano, y la otra Cabo San Lucas, donde se ubican los grandes resorts de lujo. Combina lo mejor de ambos sitios haciendo un recorrido por el Distrito del Arte de San José del Cabo y embarcándote en algún tour acuático (el que lleva al arco de piedra es obligatorio) desde la marina de Cabo San Lucas. Por supuesto, comer mariscos en los dos es siempre un gran plan.

Arturo Torres Landa

Arturo Torres Landa

Escribe y hace fotos para distintas publicaciones de viajes, gracias a lo cual se ha ganado cierta reputación de “doctor vacacional” entre sus amigos: siempre cuenta con destinos y experiencias para recetar.

Deja un comentario