Cinco lugares imperdibles en tu primera visita a Puerto Rico

Entre todas las actividades y lugares inolvidables que ofrece Puerto Rico, desde selva tropical hasta islas totalmente deshabitadas que se pueden comparar en belleza con las Galápagos, estas son las cinco paradas que consideramos indispensables en tu primera visita.

Foto por Daniel McCullough en Unsplash

El viejo San Juan y sus alrededores
La capital tiene mucho para ofrecer. Asegúrate de apartar un tiempo para conocer sus varios fuertes, como el Castillo de San Cristóbal y el de San Felipe del Morro, construidos entre los siglos XVII y XVIII. Disfruta de la gastronomía del país en Casita Miramar, haz un tour por la destilería Bacardí y tómate una foto en los murales del barrio Santurce. Para bailar, ¿qué mejor que el bar donde se grabó el video de “Despacito”? La Factoría ofrece riquísimos cocteles y la mejor música.

El Yunque
La única selva tropical dentro de territorio estadounidense, este bosque nacional, uno de los más lluviosos del mundo, es un gran lugar para conocer la biodiversidad de Puerto Rico. Como actividades, puedes hacer senderismo o visitar las cascadas y nadar en ellas. También existe un centro para visitantes llamado El Portal diseñado por el arquitecto Segundo Cardona, pero sufrió daños con el paso del huracán María. Antes de planear tu viaje, investiga cuál es su estatus.

Ponce
Es la segunda ciudad más grande del estado, pero se le considera su capital cultural, con una decena de museos y una increíble arquitectura estilo art noveau. Para conocerla, no dejes de ir al malecón, el Parque de Bombas ni de pasear por la calle 25 de enero, donde todas las casas están pintadas de rojo. Para ver el atardecer mientras comes algo delicioso, haz una caminata por La Guacha, donde hay varios puestos de comida. Otra opción es llegar hasta la isla Caja de Muertos, una reserva natural de aguas cristalinas donde puedes practicar esnórquel y pasar el día.

Isla de Mona
Conocida como la Galápagos del Caribe, esta isla no cuenta con asentamientos humanos permanentes, pero sí es el hogar de cientos de especies endémicas, entre vertebrados, invertebrados y plantas. Visitarla es una verdadera aventura y solo se permite la presencia de cien personas al mismo tiempo. Si lo logras, tienes que llevar todas las provisiones y cosas necesarias para acampar. Aunque suena complicado, sus arrecifes de coral y sus cuevas son experiencias que nunca olvidarás.

Vieques
Una isla mucho más accesible y poblada pero no por eso menos mágica. En Vieques puedes visitar bellísimas playas y un refugio nacional de vida silvestre que alberga varios ecosistemas. También puedes practicar scuba diving en distintas partes. Pero la actividad más popular es disfrutar y fotografiar la bioluminiscencia en Mosquito Bay en kayak o bote, en la costa sur de Vieques. Para disfrutarla en todo su esplendor, asegúrate de visitar la playa en luna nueva.

María José Evia Herrero

María José Evia Herrero

Es escritora y editora web. Le gusta comer, viajar, el maquillaje y los gatos.

Deja un comentario