Gracias a su ubicación entre Asia y Europa, Turquía posee una de las cocinas más diversas y fascinantes de todo el Cercano Oriente. Para que vayas abriendo apetito, te ofrecemos una lista de comidas sencillas pero cargadas de mucho sabor que no puedes dejar de probar en tu próxima visita a ese país.

Döner

Esta preparación turca es quizá la que mejor se conoce y consume alrededor del mundo. ¿En qué consiste? En delgadas láminas de carne de res, pollo o cordero, cocinadas al carbón en un asado vertical (está técnica es la antecesora del taco al pastor, por cierto). Normalmente se le come acompañado de un pan pita o pide —como es más común entre los turcos—, arroz y vegetales a un lado.

Meze

Foto por Zak Chapman en Pexels

No se trata de un platillo propiamente dicho, sino de una categoría de aperitivos o bocadillos que también son típicos de las cocinas de Líbano, Grecia, Siria, Israel y Chipre. ¡Hay muchísimos tipos de meze! Como los de queso de cabra y aceitunas, o los que están hechos con berenjenas, garbanzos y tomates. Uno de los más habituales en Turquía es el que está compuesto por hummus, tabulé y pan pita. A todas las variedades de meze se les suele acompañar con un licor de anís llamado raki.

Sarma

Foto por Alanyadk en Pixabay

Tal vez los conozcas como “taquitos de hoja de parra”, pues justamente consisten en unos rollitos rellenos de arroz, cebolla y especias como menta, pimienta, canela y un pasa conocida como corinto. Otras versiones llevan dentro carne picada de res, pollo o cordero y se les acompaña con purés de papa y polenta o yogur. Debido al dominio del antiguo imperio otomano, también los vas a encontrar en las cocinas tradicionales de los países balcánicos, como Bulgaria o Serbia.

Lahmacun

Foto por congerdesign en Pixabay

A pesar de que suele llamársele la “pizza turca”, el lahamacun guarda muchas diferencias con el famosísimo bocado italiano. ¿Cómo cuáles? Para empezar, el pan sobre el que se sirve es más delgado y crujiente, y se le cubre generalmente con una capa de carne finamente picada y sazonada con cebolla y especias. Encima de todo lleva lechuga y rebanadas de tomate, y a mucha gente le gusta condimentarlo con unas gotas de limón y comerlo enrollado. Ahora que lo pensamos, el lamahcun se parece mucho más a un taco mexicano…

Kebap

Foto por sgrunden en Pixabay

Tal vez te preguntarás “¿Acaso el kebap no es igual que el döner?”. Y aunque guardan similitudes e incluso se suelen servir como un solo platillo, no son exactamente lo mismo. El kebap es una especie de brocheta con trozos de carne de pollo, res, pescado o cordero, marinados antes de ponerse al fuego con una mezcla de especias como comino, cilantro, orégano y canela; una vez condimentada con esta potente mixtura, se le cocina sobre brasas de carbón ardiente. También se puede servir en un plato y acompañarse de verduras como zanahoria, berenjena o tomate. A esta versión se le conoce en Turquía como shis kebap.

Arturo Torres Landa

Arturo Torres Landa

Escribe y hace fotos para distintas publicaciones de viajes, gracias a lo cual se ha ganado cierta reputación de “doctor vacacional” entre sus amigos: siempre cuenta con destinos y experiencias para recetar.