Cinco platillos que debes probar en Lima

Dicen por ahí que la capital de Perú es también la capital de la gastronomía en América. Por supuesto, como buenos mexicanos, esta sentencia nos despierta el ego y el debate. Asunto aparte, no podemos negar que en Lima encuentras una gran variedad de ingredientes, platillos y preparaciones dignos de una ovación de pie. En tu paso por esta ciudad, no puedes dejar de probar esto.

Foto por Shutterstock

Ceviche o cebiche
No importa cómo lo escribas —de cualquiera manera es correcta— este platillo, posiblemente el más icónico de Perú, es nuestro favorito. El original no lleva más que pescado, limón, chile (ají), cilantro y cebolla (y no necesita más), pero es común encontrarlo también con maíz y camote. Hay un sinfín de variantes, todas deliciosas gracias a la cercanía con el mar. Si no quieres fallar, pruébalo en La Mar. No es la opción más económica pero valdrá la pena cada centavo.

Foto por Shutterstock

Causa
Otro de los platillos que nos encantan por su calidad y sencillez es la causa limeña. Es una especie de sándwich con papa en vez de pan. Primero se forma un puré con papa amarilla, chile y limón. Después, con ayuda de un cilindro, se le da forma. La versión original lleva como relleno una ensalada de atún (es importante recalcar que el atún enlatado de Perú, realmente es atún), pero se puede hacer de prácticamente cualquier cosa. Si tienes tiempo, ve a El Bodegón y pide la causa de pulpa de cangrejo.

Foto por Shutterstock

Choritos a la chalaca
Es una de las botanas o piqueos, como ellos le llaman, preferidas en Lima durante el verano. Se prepara con choros —un delicioso molusco de la familia de los mejillones— cebolla, tomate, granos de maíz y limón, y se succiona directo de la concha. Es una deliciosa opción para compartir y abrir apetito. Tienes que probarlos en El Rovira, un restaurante tradicional ubicado en El Callao, parte del área metropolitana de Lima y de donde, se dice, es originario este platillo.

Foto por Shutterstock

Picarones
No todas las delicias limeñas son saladas, así que no te vayas de esta ciudad sin pedir unos famosos picarones. Una mezcla entre dona y buñuelos, están hechos a base de harina de trigo mezclada con calabaza o camote. El toque final es que se bañan con miel de piloncillo. ¿Ustedes también salivaron? Obviamente van fritos, dorados y crujientes. En todos lados encontrarás este postre, pero te recomendamos probarlos en el restaurante José Antonio. Y ya que estás por ahí, pide el mousse de lúcuma.

Foto por Shutterstock

Pisco sour
No es precisamente un platillo, pero no te puedes ir de ahí sin probar este trago. Ya sea para abrir el apetito o para la sobremesa, el pisco sour es la bebida por excelencia de Perú. Además del aguardiente, este coctel es preparado con jugo de limón, jarabe, clara de huevo y unas gotas de amargo de angostura.
Por ahí dicen que esta delicia surgió en Lima en el Bar Morris alrededor de 1920. Desafortunadamente, este lugar ya no existe (pasó a mejor vida), pero te sugerimos sustituirlo con Taberna Queirolo.

Tampoco te quedes sin probar el arroz chaufa, los anticuchos, el lomo saltado y el ají de gallina. Te va a faltar estómago y tiempo, pero ningún esfuerzo es en vano.

Brenda Béjar Kleiman

Brenda Béjar Kleiman

Es editora, traductora y correctora de estilo. Su trayectoria en el mundo de los viajes comenzó como adolescente mochilera. Desde ahí prometió nunca volver a viajar sin maleta de rueditas y lo ha cumplido.

Deja un comentario