Cinco platillos que debes probar en Lisboa

La gastronomía portuguesa ha cobrado fama gracias a sus preparaciones sencillas pero efectivas, así como por sus excelentes productos. Si quieres unirte a la creciente ovación a su cocina no dejes de probar estas delicias:

Foto por Vita Marija Murenaite en Unsplash

Caldo verde
Te lo van a servir en muchos restaurantes como parte del menú, pues es la sopa más famosa y difundida de Portugal, ¡tanto que tiene su propio festival anual! 
¿Con qué va preparada? Lleva papas, cebolla, chorizo ahumado y col rizada, ingrediente que le da ese peculiar color. Si te invitan a una cena de Año Nuevo no dudes en comerla después de la media noche: hacerlo se considera de buena suerte.

Bacalhau à Brás
Si hay un producto íntimamente relacionado con la cocina lisboeta en particular sin duda es el bacalao. ¿Sabías que existen más de 1,000 platillos típicos en los que este pescado de aguas frías es el componente principal? El Bacalhau à Brás o «bacalao dorado», en español, es una de sus versiones más ricas y fáciles de encontrar a la mesa. Consiste en una mezcla de bacalao salado y trozado, huevo revuelto, papas paja, unas cuantas aceitunas negras y un toque de perejil —muy mediterráneo.

Foto por Shutterstock

Francesinha
Aunque se hizo famoso el de Oporto, hallar este sustancioso sándwich en la capital portuguesa es fácil y conveniente, sobre todo si mueres de hambre o no debes seguir una dieta. Va relleno con dos tipos de salchicha portuguesa, un bistec y lajas de jamón; las tapas del pan suelen cubrirse con queso derretido y bañarse a su vez con una salsa de tomate y cerveza. Algunos restaurantes lo sirven con papas a un lado y un huevo frito por encima… ¡No digas que no te advertimos que es una verdadera bomba!

Polvo à lagareiro
Otro ingrediente imprescindible de la gastronomía portuguesa es el pulpo, el cual saben preparar de tantas formas que comerlo no se te hará nunca aburrido. ¿Sabes por qué esta versión se llama así? Lagareiro es el nombre que reciben los trabajadores que prensan el aceite de oliva, y como este plato va bañado en él apodarlo así es de lo más lógico. Va siempre condimentado con algo de ajo, cebolla, perejil, pimienta y unas hojitas de laurel.

Foto por Felix Kolthoff en Unsplash

Pastéis de nata
Ahora sí, lo que a muchos nos fascina: el postre. El más tradicional de la capital portuguesa es el pastel de nata, sobre todo el que se elabora en el barrio de Belem. Nos encantaría compartirte su receta o ingredientes, pero el contenido de esta es un absoluto secreto: según la leyenda, solo tres personas de la familia Clarinha la conocen. Así que solo resta invitarte a que los pruebes cuando acudas a la melancólica Lisboa.

Arturo Torres Landa

Arturo Torres Landa

Escribe y hace fotos para distintas publicaciones de viajes, gracias a lo cual se ha ganado cierta reputación de “doctor vacacional” entre sus amigos: siempre cuenta con destinos y experiencias para recetar.

Deja un comentario