Cinco platillos que tienes que probar en Ámsterdam

Si visitas un lugar y no te sumerges dentro de lo más profundo de su gastronomía, ¿realmente visitaste un lugar? Estos platillos callejeros holandeses son un must para cualquier persona que pase por Ámsterdam.

Stroopwafel
Esta delicia dulce es una especie de waffle crujiente con caramelo en medio. Los puedes encontrar en casi todas partes de Ámsterdam, pero nada como comerlos recién salidos de la plancha, todavía calientitos. Para esto, búscalos en algún mercado o pastelería. Una buena opción es en Original Stroopwafels, afuera del Mercado de Albert Cuyp, en el barrio de Oud-Zuid. Si quieres probar una versión más contemporánea, en un espacio más coqueto, entonces ve a van Wonderen Stroopwafels.

Bitterballen
¿Saliste a tomar algunas cervezas y necesitas algo para botanear? Pide estas tradicionales croquetas holandesas con carne picada, harina, mantequilla, y sazonadas con perejil, sal y pimienta molida. ¿Ya se te hizo agua la boca? Espera a probar la salsa de mostaza con la que suelen acompañarlas. Para una versión gourmet —y un poco más cara— pruébalas en De Ballenbar, en donde además de servir la versión original tienen variantes de chorizo, ternera y más. Si quieres algo más tradicional, Café de Tuin es tu opción.

Patatje Oorlog
Si llevas caminando todo el día y necesitas una bomba calórica para recuperar energías, esta buena dosis de carbohidratos te vendrá de lujo. Básicamente, se trata de papas fritas cubiertas de mayonesa, salsa satay de cacahuate (de inspiración asiática), cebolla cruda y en ocasiones cátsup. El resultado es un sabor especiado pero entretenido. Las favoritas de los locales son Vlaams Friteshuis Vleminckx, en el centro de Ámsterdam. La fila es bastante considerable pero avanza rápido.

Sándwich de arenque
Puede sonar un poco exótico, pero es una delicia local. Por toda la ciudad encontrarás puestitos que venden arenque. Lo puedes botanear así solo, tomándolo de la cola y a mordidas, pero si el sabor te parece muy fuerte y quieres disfrazarlo un poco, pide mejor un Broodje Haring, una especie de hot dog con lechuga, pepinillos y cebolla. Consejo: los holandeses no le temen a la cebolla, así es que si no te gusta tanto pídeles poquita. Una buena elección es Frens Haringhandel, un puestito al lado de Flower Market.

Foto por Zany Jadraque en Unsplash

Poffertjes
Empezamos con algo dulce y terminamos con algo dulce. Parecen hot cakes miniatura, pero en realidad son una masa frita, suaves al interior y crujientes por fuera. Para elaborarlos se necesita una sartén especial. Se pueden acompañar con azúcar glas, mantequilla y miel. En un día lluvioso —de esos típicos de la ciudad— no hay mejor combo que unos poffertjes y un té de menta natural. Cuando vayas por tus waffles al Mercado de Albert Cuyp, ahí también los venden. El puestito se llama Amsterdamse Poffertjes. Coma diabético.

¿Quieres conocer Ámsterdam? Checa este increíble tour organizado por Gurú de Viaje Experiencias. Da clic aquí para conocer los detalles.

Brenda Béjar Kleiman

Brenda Béjar Kleiman

Es editora, traductora y correctora de estilo. Su trayectoria en el mundo de los viajes comenzó como adolescente mochilera. Desde ahí prometió nunca volver a viajar sin maleta de rueditas y lo ha cumplido.

Deja un comentario