¿Cómo debe ser la mochila perfecta para viajar?

By 5 marzo, 2019 marzo 29th, 2019 Tips Viajeros

Tu mochila es tu más fiel compañera de viajes: será tu almohada en los aeropuertos y se convertirá en guardiana de tus objetos más preciados. Por ello, elegir aquella que te servirá para tus aventuras no es algo que deba tomarse a la ligera.

Aquí te presentamos algunos aspectos a considerar antes de echarte ese compromiso al hombro.

Foto por Baihaki Hine en Unsplash

El tamaño sí importa…

Tal vez quieras ahorrar dinero y tiempo usando tu mochila como equipaje de cabina (en caso de que viajes en avión), o quizá te interese moverte con más libertad y comodidad sin tener que cargar un gran bulto. En cualquier caso, el tamaño es básico. ¿Sabías que la capacidad de una mochila se mide en litros? Elige una de entre 40 y 50 litros, ya que te brindará el espacio que necesitas pero se mantendrá dentro de un margen manejable, ligero y apto para subirlo al avión.

La forma también

Quizás esa mochila con forma trapezoidal luzca única y genial, pero sinceramente te será de poca ayuda. Trata de seleccionar una rectangular y que al momento de llenarla se mantenga lo más delgada posible, así distribuirás mejor el peso cerca de tu centro de gravedad. Evita también las mochilas en las que todo se acumula al centro, esas que te hacen parecer una tortuga con un tremendo caparazón.

Elige telas sintéticas

Las ventajas de los textiles sintéticos son varias: en primer lugar, tienden a ser más ligeros y resistentes que las telas de algodón, el cuero o la lona; además, se secan más rápido. Si estarás al aire libre siempre es mejor buscar una mochila con tela impermeable o que cuente con una cubierta protectora para la lluvia.

Con espacio para cada cosa

La verdad es que nos encantan esas mochilas que tienen muchas bolsitas y compartimentos internos, pues te facilitan la labor de empacar. Además, evitan que tus calcetines acaben chocando contra tu computadora o que tu cargador del celular se enrede con tu cepillo de dientes. Existen varias en el mercado con bolsas desprendibles o cubos para que seas tú mismo quien elija el lugar y forma en que las aprovecharás.

 

Mejor si tiene acceso frontal

¿Has visto las mochilas en las que los fotógrafos profesionales transportan su equipo? Habrás notado que, a diferencia de las convencionales, esas se abren por la parte frontal de la mochila, como si se tratara de una “almeja”. La ventaja de este diseño es que te permite acceder fácil y al mismo tiempo a todos tus artículos, salvándote de tener que “excavar” entre tus cosas para encontrar algo que se fue al fondo, como ocurre con las mochilas que se abren por la parte superior. No temas, no tendrás que comprar una mochila carísima de fotografía profesional: ya hay muchas marcas de artículos de viaje y equipaje que ofrecen el diseño de apertura frontal.

Tirantes anchos y mullidos

A medida que agregamos peso a la mochila los tirantes se estiran, llegando a convertirse en una verdadera molestia. Busca una cuyos tirantes sean amplios y estén acolchonados para que te ayuden a amortiguar la carga y no te lastimen. Otra gran forma de echarle una mano a tu espalda es ubicando tirantes que cuenten con un sistema de ajuste en la parte superior, así podrás controlar su longitud y tensión.

Que te abrace por la cintura

¡No le dejes todo el trabajo a tus pobres hombros! Busca que tu mochila cuente también con correas para ajustarla a tu cintura, de esta forma compartirás la carga con los músculos de esa región del cuerpo. Estas correas también te harán más fácil y cómodo desplazarte en la naturaleza, pues evitan que la mochila rebote contra tu espalda y cuello a cada brinco que des.

¿Qué te parecieron estos consejos? Esperamos que te hayan sido de utilidad para ese emocionante momento de salir a buscar la mochila perfecta para tu viaje de ensueño.

Arturo Torres Landa

Arturo Torres Landa

Escribe y hace fotos para distintas publicaciones de viajes, gracias a lo cual se ha ganado cierta reputación de “doctor vacacional” entre sus amigos: siempre cuenta con destinos y experiencias para recetar.