Cómo hacer un plan de ahorro para viajar

Viajar es uno de los grandes placeres de la vida y también uno de los grandes gastos. Tanto si quieres hacer mochilazo como si prefieres los hoteles cuatro estrellas, conocer el mundo es una inversión. Aquí te decimos cómo planearlo.

Photo by Chris Lawton on Unsplash

Establece un presupuesto
Para saber cuánto tienes que ahorrar, lo primero es hacer un poco de investigación. Revisa cuánto cuestan los boletos de avión o autobús y qué temporada es la mejor para el lugar que quieres visitar. Busca también los precios de los atractivos, el transporte público, etcétera. Una vez que tengas esta información, sabrás más o menos cuánto dinero necesitas para el viaje de tus sueños.

Revisa tus gastos
También te ayudará mucho conocer cuáles son tus gastos mensuales y cómo puedes recortarlos. Esto dependerá mucho de tu estilo de vida y circunstancias personales, pero algunas áreas donde puedes empezar son las salidas a comer o tomar, el transporte y las suscripciones a servicios de streaming.
Después, crea un nuevo plan de gastos en el que incluyas cuánto quieres ahorrar al mes o a la quincena. Si es posible, abre una nueva cuenta de ahorros y deposita ahí una cantidad cada vez que te paguen. Así no gastarás ese dinero sin darte cuenta.

Cazaofertas
Al mismo tiempo que generas un ahorro quincenal o mensual, puedes comenzar a buscar vuelos, hoteles, entradas a museos y otros atractivos de tu destino. Recuerda que a veces salen mucho mejor si compras paquetes o tours, mientras que en otras ocasiones es mejor contratar ciertas cosas por tu cuenta.
También es buena idea revisar si tu tarjeta de crédito te ofrece algún beneficio en aerolíneas o cadenas hoteleras.
Finalmente, si conoces a alguien en tu ciudad destino, podrías ahorrarte una buena cantidad al ser su huésped por una o varias noches o incluso pidiendo recomendaciones para transporte y comer como los locales, sin pagar los precios de turista.

Monitorea
Revisa cada cierto tiempo que estés cumpliendo tus metas y que estés contemplando todos tus posibles gastos. Por ejemplo, sería terrible que olvidaras incluir el costo de una visa o de sacar tu pasaporte.

¡A viajar!
Cuando se acerque la fecha, haz un presupuesto diario y baja alguna aplicación que te ayude a llevar la cuenta de lo que vas gastando. Claro que no todos los días será lo mismo, pero este sistema puede ayudarte a no excederte respecto a lo que habías ahorrado originalmente.

María José Evia Herrero

María José Evia Herrero

Es escritora y editora web. Le gusta comer, viajar, el maquillaje y los gatos.

Deja un comentario