¿Cómo organizar un viaje de esquí barato?

¿Quieres hacer un viaje de esquí pero te desaniman los altos costos? Acá te damos algunos tips para que logres cumplir tu sueño (sin tener que empeñar nada).

Que la oferta de vuelos dicte tu destino
La mejor forma de ahorrar en tus viajes no es solo comprar tus boletos de avión con anticipación sino estar abierto a que la oferta dicte tu destino. Si quieres evitarte la chamba de estar al pendiente de lo que salga, pon un par de alertas en nuestra aplicación o únete a nuestros grupos de WhatsApp de la ruta que te interese para estar al pendiente de las ofertas. Te recomendamos hacer esto, como mínimo, un par de meses antes de tu fecha de salida.

Escoge bien la temporada
La temporada de esquí inicia, regularmente, a finales de noviembre, después del Día de Acción de Gracias. De ahí hasta mediados de diciembre, puedes encontrar buenos precios. En vacaciones de Navidad ni lo pienses, los precios están de locura. De enero a marzo suelen mantenerse las tarifas en un promedio aceptable, y a finales de temporada, por abril, encontrarás muy buenas ofertas. En ocasiones durante esas fechas todavía cae nieve natural. Hay que estar al pendiente.

No compres tus boletos para esquiar en ventanillas
Llegar al lift con las manos vacías es una pésima idea. La mejor forma de ahorrar es comprar un pase de temporada, pero si solo estarás algunos días tampoco te conviene. ¿Qué otra opción tienes? Si ya sabes el área geográfica que vas a visitar, revisa de forma constante —y con un par de meses de anticipación— sitios como Liftopia. Ahí encontrarás buenos descuentos. También puedes estar al pendiente de los boletines de los resorts para ver si sacan alguna promoción. En ese sentido, siempre opta por resorts menos conocidos.

No rentes tu equipo en el resort
Sí sabemos que es lo más práctico terminar de esquiar y entregar el equipo al pie de la montaña, pero no es lo más barato. Si tu prioridad es ahorrar dinero, entonces considera rentar el equipo en algún establecimiento en las periferias de las montañas, puedes investigar tus opciones con anticipación para ahorrar tiempo. Otro tip sobre las rentas: no inviertas tanto en los skis. Ellos te querrán convencer de que optes por el equipo más profesional —y más caro—, pero no lo necesitas, sobre todo si eres principiante o intermedio.

Lleva tu propia comida y busca alternativas de hospedaje
Busca tanto hoteles como casas en renta en las periferias de la montaña y pon especial atención en que tengan cocina y refrigerador, así podrás ir al súper y ahorrarte los altos costos de comer en el resort, aunque sea durante el desayuno y la cena. Si también quieres llevar tu comida, considera que estarás fuera de tu hotel la mayor parte del día, así es que prevé esto llevando sándwiches, frutas, snacks y comida portable que quepa en tu locker y no se eche a perder.

Brenda Béjar Kleiman

Brenda Béjar Kleiman

Es editora, traductora y correctora de estilo. Su trayectoria en el mundo de los viajes comenzó como adolescente mochilera. Desde ahí prometió nunca volver a viajar sin maleta de rueditas y lo ha cumplido.

One Comment

Deja un comentario