Cómo visitar el santuario de girasoles más grande de Oaxaca que protege a las abejas

Preparara todo con tus amigos y emprende un viaje hacia la preservación de la especie más importante.

La humanidad depende de una sola cosa para su subsistencia: la polinización de las abejas. Para que ellas puedan cumplir con su función, necesitamos plantar flores, ¡muchas flores! Y qué mejor que un santuario repleto de estas. Conoce el santuario de girasoles más grande de Oaxaca para proteger a las abejas de su trágica desaparición.

Texto por Cultura Colectiva

Foto por Brianne Reed en Unsplash

¿Por qué es importante preservar esta especie?

Como sabrás, las abejas son el ser vivo más importante del planeta. El proceso de la polinización es una clave para la biodiversidad y la gran misión que tienen las abejas consistente en transportar polen de una flor a otra para que esta pueda reproducirse.

Si el proceso de polinización no existiera, los seres humanos no tendríamos frutas ni verduras. ¡Imagina un planeta sin los alimentos más esenciales! El 35% de la producción mundial de los alimentos depende directamente de ellas. Si se extinguieran, la nutrición humana sufriría un grave desequilibrio, y ni se diga de los efectos negativos que se causaría en la agricultura y la economía mundial.

Volviendo al santuario de Oaxaca…

Este santuario de girasoles en Oaxaca se localiza en el municipio de Villa de Tututepec. Son tres hectáreas las que se encuentran cubiertas con 200 mil flores en el terreno del Centro de Validación y Transferencia de Tecnología Rural.

En realidad este proyecto nació como una prueba piloto agroturístico en 2019, pero en enero de este 2020 se inició de manera formal. Casi un centenar de campesinos de la Sociedad Integradora Agroempresarial Río Verde organizaron la Feria Estatal del Girasol, un evento que reúne a visitantes provenientes de todos los estados de la República interesados en esta experiencia tan cercana a la naturaleza con estas flores que miran hacia el sol cuando este nos regala todo su esplendor.

En este espacio, los agricultores oaxaqueños le proporcionan información a los visitantes sobre los tipos de girasoles que existen – Fool Zoom, 354, Daytona, Hornet y Confitero– y sobre todo, hablan de la importancia de la preservación de las abejas. Mientras recorren el campo, los encargados del proyecto comparten su amplio conocimiento y hablan sobre las maneras en las que se podría mejorar la situación para amortiguar los impactos del cambio climático.

Además de poder comprar flores…

Una vez concluida la floración de los girasoles, los residuos naturales de estos se utilizan como alimento para el ganado y como abono para otros cultivos que se cosechan a lo largo del año de maíz nativo, limón, piña o palmera de coco.

De acuerdo con personal del santuario, se busca que este corredor turístico ofrezca, además de las flores, productos alternos como aceite comestible de girasol, cremas, jabones o shampoo. Así que si eres afortunado podrías regresar a casa con algunos hermosos souvenirs.

¿Cómo visitar al santuario?

El campo de girasoles puede visitarse a finales del mes de marzo, que es cuando se encuentran en su esplendor y es cuando la etapa de floración está completa. y en otra época del año están apenas en crecimiento. En tu visita podrás comprar algunos ejemplares y ese dinero lo destinarán a apoyar la siembra para más y más flores.

Brenda Béjar Kleiman

Brenda Béjar Kleiman

Es editora, traductora y correctora de estilo. Su trayectoria en el mundo de los viajes comenzó como adolescente mochilera. Desde ahí prometió nunca volver a viajar sin maleta de rueditas y lo ha cumplido.

Deja un comentario