¿Cuál es la mejor forma de movilidad con niños: cangurito, carriola u otras opciones?

¡No hay nada como unas vacaciones familiares! Aquí te decimos cuáles son las mejores opciones para moverte si llevas a niños pequeños.

Foto por Ostap Senyuk en Unsplash

Ventajas de la carriola
Si la aerolínea exige que tu bebé viaje en un asiento para coche o vas a hacer un roadtrip y tienes un asiento convertible que también funcione con una carriola, es una buena idea llevarla. También en caso de que el bebé tenga más de un año o cuando cargarlo con un cangurito ya sea demasiado pesado.

En ciertos destinos en los que harás caminatas muy largas pero en un suelo uniforme, la carriola también puede ser tu gran aliada (para tener una mejor idea de esto, puedes apoyarte en guías de viaje para personas que usan sillas de ruedas). Lo mismo si el lugar al que viajas es muy caluroso, porque puedes proteger al bebé del sol y la lluvia.

Finalmente, si tu bebé come bien en su carriola, considera llevarla para no tener que parar tu recorrido cada vez que necesite un snack.

Ventajas del cangurito
El cangurito o portabebé te permite tener las manos libres en tu viaje y es fantástico para pasar por seguridad en un aeropuerto, porque la mayoría de las veces no será necesario que saques al bebé en ese momento. Además, tendrás la paz mental de no preocuparte por cómo tratará la aerolínea tu carriola.

Estos portabebebés también son una buena idea para bebés pequeños que se queden dormidos con facilidad gracias a sentirse apapachados y cuando las caminatas que tengas planeadas sean en calles muy empedradas o en la naturaleza, que no suelen ser compatibles con una carriola. Lo mismo si vas a usar el transporte público: es mucho más cómodo y seguro llevar al bebé cargando.

Otras opciones
Además de los canguritos, en los que los bebés suelen estar de cara al pecho de quien les carga, los backpacks para hiking son una excelente opción, porque permiten a los niños un poco más grandes entretenerse con la vista y también proveen un poco de cobertura contra el sol y otros elementos.

Otra buena idea es revisar si en tu destino existen empresas que renten accesorios para transportar a bebés y niños. De esta manera, podrías llevar un cangurito pero rentar una carriola en caso necesario, pero sin preocuparte por un equipaje más.

María José Evia Herrero

María José Evia Herrero

Es escritora y editora web. Le gusta comer, viajar, el maquillaje y los gatos.

Deja un comentario