Entre cascadas, barrancas y lagos, esta es una guía para disfrutar lo mejor del Chepe. Un viaje en tren entre Chihuahua y Los Mochis con vistas inigualables. Ya sea en verano o invierno, tienes que disfrutar de estos paisajes al menos una vez en la vida.

El tren Chepe

 
Creel
Si sales de la ciudad de Chihuahua, esta es la primera estación en la que te recomendamos bajar. Aparta un par de noches ahí. Si bien el pueblo es pequeño y no hay mucho que hacer, está rodeado de bellezas naturales. Renta una bici y visita las impresionantes formaciones rocosas del valle de los Monjes y las hermosas vistas del lago Arareco. Al día siguiente, lánzate a la cascada de Cusárare, una caída de agua de 30 metros.

Cascada de Cusárare

 
Divisadero
En esta estación se encuentran las Barrancas del Cobre. Algunos optan por aprovechar el descanso del tren para contemplarlas algunos minutos y seguir con su camino, pero lo mejor es pasar al menos una noche ahí. Despierta temprano para ver el amanecer en las montañas y después lánzate al Parque de Aventuras Barranca del Cobre para realizar algún deporte extremo como tirolesa o vía ferrata. Si eres más conservador, siempre está el teleférico.

Barrancas del Cobre

 
Bahuichivo
Muy cerca de esta parada, a unos 20 minutos en coche, se encuentra el pintoresco pueblito de Cerocahui. Aparta con anticipación el hospedaje para que te recojan en la estación. Además de pasear por el centro, haz una cabalgata a la cascada de Yepáravo y el mirador del cerro del Gallego para obtener increíbles vistas de la Barranca de Urique. Si te sobra tiempo, desciende por las verdes montañas hacia el pueblo mágico de Batopilas.

El poblado de Cerocahui

 
El Fuerte
Este es, sin lugar a dudas, el pueblo más bonito de la ruta. Duerme en alguna de las mansiones coloniales y al día siguiente recorre el centro sin prisas. Curiosea entre la plaza, el quiosco y el templo. Tip: el museo tiene las mejores vistas panorámicas del río. Dedica una parte del día para visitar a una comunidad yoreme (indígenas mayos). Sus costumbres, artesanías y platillos son muy interesantes.

Brenda Béjar Kleiman

Brenda Béjar Kleiman

Es editora, traductora y correctora de estilo. Su trayectoria en el mundo de los viajes comenzó como adolescente mochilera. Desde ahí prometió nunca volver a viajar sin maleta de rueditas y lo ha cumplido.