Guía de Las Vegas para primerizos

¿Vas a las Las Vegas por primera vez? Hicimos una recopilación de todo lo que tienes que saber antes de poner un pie en el hotel. Desde el entretenimiento y los restaurantes imperdibles, hasta cómo llegar.

Foto por Christopher Alvarenga en Unsplash

¿Dónde se encuentra?
A pesar de que muchísima gente cree conocer Las Vegas, lo cierto es que pocos logran ubicarla en un mapa. Para que no te pase como a esos desorientados, toma en cuenta que la Ciudad del Pecado se localiza en la esquina sur del estado de Nevada, en una zona desértica muy aislada pero de fácil acceso gracias a la red carretera.

¿Qué clima me espera?
Como te comentamos arriba, el entorno natural de la ciudad es desértico, lo que significa que sus condiciones climáticas son muy extremas a lo largo del año. Para darte una idea, de noviembre a marzo te podrás topar con temperaturas medias, que van de los 3 a los 6 ºC; en cambio, el verano trae consigo temperaturas que pueden rebasar los 41 ºC. Revisar el estado del tiempo antes de viajar a Las Vegas será fundamental para que no acabes congelado o carbonizado, según sea el caso.

¿Cómo llegar?
Volar a Las Vegas desde México es muy sencillo, pues prácticamente en cada aeropuerto internacional del país hay frecuencias hacia el McCarran Airport; el tiempo estimado de vuelo es de tres a cuatro horas, dependiendo de dónde despegues.
¿Quieres vivir algo más auténtico? Opta por hacer un road trip americano: a pesar de ser tan remota, es posible llegar a Las Vegas en auto desde otras ciudades americanas del suroeste, como Los Ángeles o Phoenix.

Foto por claire jones en Unsplash

¿Qué no me puedo perder?
¡En Las Vegas hay atractivos por doquier! Basta con mencionarte hoteles y casinos legendarios como Caesar’s Palace, Bellagio, The Venetian, Excalibur o Luxor (sí, el de las réplicas de la esfinge y la Gran Pirámide de Egipto) para que te des una idea de su enorme oferta de entretenimiento. La mayoría de estos grandes, vistosos y emblemáticos edificios bordean Las Vegas Strip, una vialidad de seis kilómetros que, de norte a sur, termina curiosamente en el famosísimo letrero de Welcome to Fabolous Las Vegas.
¿Apostar no te hace producir adrenalina? Entonces corre al hotel y casino Stratosphere, construido como una enorme aguja espacial de 350 metros de alto. Además de una bonita vista, en su cima podrás lanzarte al vacío en bungee, subirte a una montaña rusa, dar vueltas en un volantín ultramoderno o salir disparado en un juego mecánico conocido como Big Shot. ¿Así o más emocionante?
Y aunque esta urbe electrizante ha adquirido fama por sus casinos, sus espectáculos son excelentes y de clase mundial. Sin importar en qué época del año acudas, ten por seguro que en la cartelera de sus hoteles habrá conciertos de estrellas internacionales, shows de magia e ilusionismo, peleas de box o alguna presentación especial del Cirque du Soleil.
Por increíble que parezca, en Las Vegas también hay cabida para la historia y los museos; si no nos crees, dirígete hacia el Downtown y compruébalo visitando el Mob Museum, dedicado a los gángsters más famosos de la Sin City. Igualmente en el centro se localizan el National Atomic Test Museum (cuyas exhibiciones enseñan sobre las pruebas nucleares llevadas a cabo en Nevada) y el Neon Museum, que es más bien un deshuesadero a donde han ido a parar viejas marquesinas de casinos ya clausurados. Incluso los recintos culturales de Las Vegas son únicos y extravagantes.

Foto por Andre Benz en Unsplash

¿Y la comida?
Para comer hay múltiples alternativas y para todos los bolsillos; la mayoría de los casinos y grandes hoteles cuentan con generosos buffets. Entre los más celebrados están el del casino Golden Nugget; el llamado The Feast de The Red Rock Resort; el del Wynn Las Vegas y el de Caesar’s Palace, bautizado como Baccanal. Ahora que si lo tuyo es la exploración gourmet sin límites de presupuesto, debes saber que Las Vegas cuenta con algunos de los restaurantes más premiados del planeta, como Le Cirque (elegantísima comida francesa), Nobu (especialidades japonesas) o Picasso, cuyos muros están decorados con obras del pintor homónimo.
Para experiencias culinarias menos lujosas, pero no por ello menos interesantes, están Secret Pizza (famoso por su ubicación escondida) o Fat Choy, que fusiona comida china con estética sesentera. Si buscas placeres más mundanos siempre podrás contar con los bares y dinners casuales de la calle Fremont.

¿Algún consejo adicional?

  • Por más que tu destino se vea cercano en el mapa, no te confíes: las distancias suelen ser muy grandes en Las Vegas.
  • Lleva siempre contigo agua, un abrigo ligero, gorra o sombrero y bloqueador solar. Las altas radiaciones del desierto te pueden hacer una mala jugada.
  • ¿Cuentas con tiempo suficiente y poco dinero? Elige salir del aeropuerto a través de su shuttle. En cambio, si no puedes esperar más, la mejor opción para llegar a la ciudad desde McCarran es en taxi.
  • ¡Cuidado con cuánto apuestas! No conviertas una noche de diversión en Las Vegas en un dolor de cabeza de varios meses de deudas.
Arturo Torres Landa

Arturo Torres Landa

Escribe y hace fotos para distintas publicaciones de viajes, gracias a lo cual se ha ganado cierta reputación de “doctor vacacional” entre sus amigos: siempre cuenta con destinos y experiencias para recetar.

Deja un comentario