Guía para bajarte del avión como Dios manda

By 24 octubre, 2019 Tips Viajeros

Apenas aterriza el avión, la gente se comienza a agitar. Todos quieren ser ese ser de luz: el gran elegido en bajar primero del avión, pero, al menos de que estén en la primera fila, o sean acróbatas del Cirque du Soleil, eso es físicamente imposible.

Si te gana la impaciencia por bajar del avión y comienzas a atropellar a todo el que se interponga entre tú y la puerta en cuanto apagan el letrero del cinturón de seguridad, entonces te urge leer esta guía de etiqueta para bajar el avión como Dios manda (el Dios en el que creas).

No lleves tantas cosas y reúnelas antes de que aterrice el avión
Nunca falta el que se espera a que los pasillos están repletos de personitas ansiosas por respirar aire puro para buscar sus audífonos por los huequitos más recónditos, recopilar toda la basura que generó durante el vuelo y reunir sus objetos más valiosos en los compartimentos. El mejor momento para guardar y ordenar tus cosas es cuando las azafatas anuncian que tienes que apagar tus aparatos electrónicos. Así cuando llega tu hora de salir no serás «esa persona» que detiene a todos los de atrás.

Hazle caso a las señales
Todos sabemos que tienes prisa, pero si decides pararte cuando el letrero de cinturón de seguridad sigue prendido, podrías retrasar la bajada de todos. Por protocolos de seguridad, las azafatas están obligadas a anunciarle al piloto cuando uno los pasajeros hace caso omiso de las señales, lo que puede provocar que detengan el avión por completo y retrasar todavía más el proceso de llegar a la puerta. Tampoco quieres ser esa persona.

Prevé con tiempo tu situación
Si tu ansiedad deriva de que estás a punto de perder tu vuelo de conexión, no esperes hasta que aterrice el avión para tomar medidas. Notifica con tiempo al personal de vuelo para que puedan cambiarte de asiento a un lugar más cercano a la salida del avión o ayudarte a desembarcar más rápido. Si no tienes vuelo de conexión, de cualquier manera tienes que estar atento a las indicaciones del personal para ser cordial con las personas que sí y cederles el paso. A nadie le vienen mal unos puntos extras de buen karma.

No obstruyas los pasillos
Sabemos que después de varias horas de vuelo te urge estirarte, y estás en todo tu derecho de hacerlo pero en tu lugar. ¿Que cuándo es tu turno de bajar? Básicamente, cuando la fila de enfrente ya salió. Ahí sí es momento de salir al pasillo, agarrar tus cosas y extender tus alas, pequeña ave viajera. Si por alguna razón tu equipaje de mano quedó más atrás, lo sentimos, pero nadar a contracorriente no es la opción. Espera hasta que los pasillos estén vacíos.

Sé buena persona, básicamente
Utiliza tu sentido común para ser un miembro respetable de la sociedad y ayuda a quien tengas que ayudar (a la señora que está batallando con su equipaje de mano y sus cinco hijos por ejemplo), despídete de quien te tengas que despedir (un hasta luego a tus vecinos nunca está de más) y dale las gracias a quien le tengas que agradecer (al personal del vuelo, por ejemplo). Baja del avión con simpatía y eficiencia para que sea lo menos engorroso para todos.

Brenda Béjar Kleiman

Brenda Béjar Kleiman

Es editora, traductora y correctora de estilo. Su trayectoria en el mundo de los viajes comenzó como adolescente mochilera. Desde ahí prometió nunca volver a viajar sin maleta de rueditas y lo ha cumplido.

Deja un comentario