Interactuar con elefantes, ¿cómo lo podemos hacer de manera ética?

¿Te has preguntado si es posible interactuar con elefantes de manera ética? Los viajes con elefantes han llamado la atención de viajeros internacionales desde siempre, pero hace muy poco comenzaron a ser cuestionados por ser o no éticos. No te angusties, aquí te contamos cómo puedes acercarte a ellos sin afectarlos.

Foto por AJ Robbie en Unsplash

Visita lugares oficiales

Sabemos que a veces esta opción es más cara, pero tiene su razón: en los santuarios de elefantes generalmente se cuida a detalle todo su ecosistema para que, al convivir con la gente, no resulte en algo que ponga en peligro o que amenace su hábitat. Asegúrate que el lugar que visites sea validado por diversas instituciones contra el maltrato animal.

No te acerques demasiado rápido a ellos

Una de las cosas que pueden alterar el comportamiento de los elefantes y asustarlos. Piensa que en su hogar lo que menos esperan es humanos que los hagan sentir inseguros. Además, más allá de poder convivir con ellos y verlos de cerca, lo que provocarás es que se alejen y se escondan, terminando con esta experiencia de una manera rápida y poco disfrutable.

No los toques de forma brusca

A menos de que el guía te indique lo contrario, no toques a los elefantes y mucho menos de forma brusca. Pueden sentirse atacados y huir o atacarte. De hecho, lo mejor que puedes hacer es seguir las indicaciones en cuanto a las opciones que tienes para acercarte a ellos, si caminar directo, si agacharte, entre otras cosas.

Fotos sin flash

El flash puede lastimar sus ojos. Entonces, no te obsesiones con la típica foto de safari. Lo mejor es disfrutar el momento sin dañar al otro. Además, puede que te pongas en peligro a ti mismo ya que las fotos pueden llamar la atención y puede que los elefantes te hagan daño por ser un desconocido intruso en su hogar.

Nunca los montes

Por último, montar elefantes contribuye brutalmente al maltrato de estos animales por lo que hagas lo que hagas, nunca se te ocurra montarlos. No importa qué tan barato, atractivo o novedoso sea, deja que los elefantes sean libres en su propio ecosistema. De hecho, un consejo final es que denuncies todas las ofertas que encuentres en donde tratan a los elefantes de manera abusiva. Así, contribuirás a que esta práctica se haga siempre de manera ética.

 

Deja un comentario