Itinerario para Tailandia de 10 días

¿Listo para irte a Tailandia? Ten por seguro que varias sorpresas te esperan para hacer de éste uno de los mejores viajes que pudiste hacer. Para que no te pierdas nada, sigue este itinerario de 10 días.

Foto por Alejandro Cartagena 🇲🇽🏳‍🌈 en Unsplash

Día 1 y 2: Bangkok

Has llegado a la capital y ha llegado el momento de recorrerla. Puedes empezar por recorrer templos budistas como el Wat Arun al Buda o bien, rentar un paseo por el río Cho Phraya. Uno de los spots imperdibles es el Palacio Real que incluye el Palacio de Dusit.

Puedes pasar las tardes en el Lumphini Park, mientras practicas algo de Yoga. También te recomendamos que explores el Chinatown, uno de los barrios más extravagantes y encantadores que encontrarás. Aunque si lo tuyo es la onda hipster puedes visitar el barrio de Ari.

Dicen que los masajes callejeros son de las cosas más deliciosas que puedes probar para relajarte por unos minutos.

El segundo día asegúrate de conseguir un tour a uno de los mercados flotantes, Damnoen Saduak Floating Market, que empiece temprano y que llegues a tu hotel por la tarde. También puedes aprovechar por visitar el Bangkok National Museum, para que aprendas la historia de la ciudad y su capital.

Día 3: Ayutthaya

Esta ciudad es perfecta para un roadtrip de un día desde Bangkok tomando un tren. De hecho en tiempos pasados incluso se consideró como la capital del reino y alberga impresionantes templos como el Wat Phra Sri Samphet o el Wat Yai Chaya Mongkol, que es una de las mejores construcciones que se mantienen todavía en pie. Sin embargo, dicen que el templo más bonito es el Wat Chaiwatthanaram.

Pero si lo tuyo no solo es ver templos, puedes ir al Ayutthaya Historical Study Center para aprender mucho más de la historia y economía de esta pequeña ciudad. También puedes ir a ver el buda reclinado para tomarte la ya tradicional selfie.

No te olvides de pasar al Parque Histórico de Ayutthaya, que es Patrimonio de la Humanidad desde 1991 y una de las maravillas más visitadas cada año por locales y turistas.

Foto por John Matthew Flores en Unsplash

Día 4: Chiang Mai

Esta ciudad al norte de Tailandia es una de las favoritas. Una de las cosas más espectaculares en Chiang Mai es el templo Doi Suthep, que por ningún motivo puedes perderte.

También debes recorrer su casco histórico, definido por un muro construido para defenderla de ataques birmanos. Ahí dentro encontrarás más de 300 templos budistas, pero aunque tal vez no alcances a verlos todos: por favor haz tiempo para el más bonito: Wat Phra Singh.

Chiang Mai también es un lugar para practicar largas caminatas y no hay mejor forma de hacerlo que subir a la montaña sagrada Doi Suthep.

Además, si viajas a Tailandia durante el Loy Krathong, en diciembre, también podrás presenciar la espectacular fiesta que hacen en esta ciudad.

Y, un dato curioso, el café tailandés que encontrarás en todas las cafeterías de Chiang Mai es uno de los más exquisitos del mundo y vale completamente la pena. Solamente ten en cuenta que cuestan un poco caro.

Día 5: Chiang Rai

Esta es otra ciudad al norte tailandés que te va a enamorar. Para empezar, puedes visitar al templo más raro que vas a ver en tu vida —en serio—: el Wat Rong Khun. Está hecho de cristales que reflejan al sol y es completamente blanco, de hecho en español se conoce como «Templo Blanco», por dentro vas a encontrar dibujos de Superman, Kung Fu Panda o Sailor Moon. Qué curioso, ¿no?

Después puedes ir a la Torre del Reloj a ver el espectáculo que arman ahí, el cual consiste en ver los colores de la torre cambiar, así como una representación de una obra con personajes y escenografía.

Otra de las cosas que valen la pena es ir al mercado nocturno a visitar su área de comida, donde las protagonistas son las delicias locales como sopas, tempuras o pescados. No te vayas sin haber probado el helado de coco.

Foto por MARCIN CZERNIAWSKI en Unsplash

Día 6: Pai

Pai es un destino que muchos han etiquetado de «hippie». Y tal vez tengan razón, pues es un lugar perfecto para pasar el día completamente relajado, rodeado de una fauna hermosa.

Una vez que llegues debes ir a conocer las cascadas de Pam Bok y tal vez hacer un trekking por ahí. Sin duda la vista será inigualable. Pero por ninguna razón puedes olvidar al Buda blanco, ubicado a lo alto de una colina. Lo mejor de todo es que visitarlo es gratis.

Después puedes ir a uno de los campos de arroz y maíz en las afueras de la ciudad, pues son muy famosos. Además, un spot que no debes olvidar de ver es el cañón de Pai, sobre todo en el atardecer.

Días 7 y 8: Krabi

Has llegado al destino playero más bello de Tailandia. Krabi está al sur del país e incluye una serie de islas maravillosas para visitar. Prepárate, porque lo más que vas a ver es sol, mar, playa y arena.

Empieza por ir a Railay Beach Este, por la madrugada para ver el amanecer, y después ve a Railay Beach Oeste, para ver los atardeceres. Las fiestas en la playa son casi una ley en este lugar.

Puedes caminar por toda la ciudad y encontrar cuevas y formaciones rocosas impresionantes. No a todas vas a poder entrar pero seguro que la caminata y el ejercicio valen la pena.

A media tarde, es casi una obligación darse un masaje en la playa. Es un momento de relajación máxima mientras escuchas el mar y el viento sobre las hojas de los árboles.

Para el segundo día te recomendamos hacer una excursión por las islas y visitar Maya Bay, KoH Phi Phi y Monkey Island, que son lugares magníficos llenos de historia. No te olvides de llevar ropa ligera y tu traje de baño ya que seguro vas a querer quitarte el calor dándote un chapuzón en el mar.

Foto por Chris Tweten en Unsplash

Día 9: Koh Samui

Imagínate los spots que tiene Koh Samui si la isla más grande del golfo de Tailandia. Primero tienes que conocer la playa de Chaweng, que tiene un ambiente joven con gente siempre con ganas de ir a enfiestar.

Para un día tranquilo, si eso es lo que quieres, puedes ir a las playas de Maenam o Silver Beach o practicar alguno de los deportes acuáticos más divertidos: surf o montar una moto de agua.

Una vez que hayas conocido el mar tailandés, puedes ir a saludar al Buda gigante en Wat Phra Yai, un santuario budista muy hermoso. Asegúrate de presentar tus respetos y de observar a la gente que va esperando que Buda les escuche.

Para terminar tu día en Koh Samui intenta lanzar un globo de la suerte y pedir un deseo. Justo después del atardecer, en algunas playas, este es un evento muy común y realmente increíble.

Día 10: Phuket

Finalmente, el último destino del itinerario es Phuket: la isla más grande de Tailandia.

Si aún no estás cansado de las playas, debes ir a Patong y Karon Beach, pues son las más destacadas de la isla y a donde van más turistas. Si lo que quieres es un momento de tranquilidad tu lugar preferido será Surin Beach o Banana Rock Beach.

A diferencia de todos los demás lugares, en Phuket puedes visitar templos chinos y te lo recomendamos ampliamente. Sobre todo ve al de Bang Neow y al Samkong.

Por último, ve al santuario de elefantes que no es como lo pintan: en realidad es un centro de rescate de elefantes libre de cualquier tipo de maltrato. La gente que trabaja ahí organiza actividades que los turistas pueden hacer como acompañar al baño a los animales o a sus paseos por la jungla. La verdad es que no te puedes ir de Tailandia sin haber convivido con elefantes, eso sí: de la forma más ética que hay.

Foto por Mark Roberts en Unsplash

Deja un comentario