La verdad, armar esta lista de atractivos imprescindibles nos costó un poco de trabajo, pues esta metrópolis tiene de todo para sorprenderte y no queríamos dejar nada de lado. Así, las actividades que te sugerimos fueron pensadas para que te lleves a casa lo mejor de su escena arquitectónica, gastronómica y de entretenimiento.

Subir a la Willis Tower

Con 442 metros de altura, esta monumental estructura fue el edificio más elevado del mundo por 25 años. Durante casi todo ese tiempo se le conoció como Torres Sears (tal vez tú mismo le sigas llamando así), y aunque ya no ostenta la corona sigue siendo uno de los mayores logros de la arquitectura moderna. ¿Quieres contemplar la ciudad y sus alrededores desde el piso 103 de la torre? Sube al Skydeck y vence al vértigo parándote en las cabinas de cristal reforzado que penden hacia el exterior del edificio. Si te toca un día claro, podrás ver más allá de Chicago. ¡Algunos dicen que se alcanzan a ver cuatro estados!

Pasear por el Museum Campus

Vista aérea del Museo Campus y los rascacielos de Chicago al fondo. Foto por Marco Verch en Flickr

Al este del Loop (nombre que dan los locales al centro de Chicago) te encontrarás con una gran extensión de parques y andadores que llevan el nombre de Museum Campus, precisamente debido a los increíbles museos que ahí se levantan. El Adler Planetarium te encantará si lo tuyo es la contemplación del cosmos y las proyecciones en formato IMAX; el Shedd Aquarium fascina a los amantes de la vida marina (¡tienen pingüinos de verdad!); mientras que el Field Museum resguarda valiosísimas piezas paleontológicas, como el esqueleto de T. Rex más completo jamás hallado.

Este sector de la ciudad también regala hermosas vistas del lago Michigan, del skyline de Chicago, así como de la monumental fuente Buckingham, recientemente renovada.

Comer deep dish pizza

Olvida las delgadeces y finuras de la pizza convencional: aquí en Chicago la pizza está compuesta por una gruesa capa de pan horneado, encima de la cual colocan una sustanciosa cantidad de queso, salsa de tomate y otros ingredientes, como salchicha italiana, albóndigas, cebolla, pimiento o champiñones, dependiendo de tu gusto. Se le conoce como deep dish (plato hondo en inglés) porque precisamente la base es tan profunda que se asemeja a un platón, y la podrás encontrar en muchísimos establecimientos, aunque los más famosos son Gino’s East, Giordano’s y Pizzeria Uno.

Divertirte en un speakeasy

Interior del The Drifter. Foto tomada del FacebookThe Drifter Chicago (@thedrifterbarchicago)

Tal vez has escuchado hablar de la Época de la prohibición, un periodo en la década de los años veinte en el que el consumo y venta de alcohol estaban prohibidos en los Estados Unidos. Tal censura propició en Chicago el surgimiento de numerosas bandas de contrabando, algo de lo que en la ciudad no están muy orgullosos, pero que sin duda han sabido explotar conservando los bares clandestinos de aquellos años: los speakeasy. La mayoría de estos sitios estaban montados en viejos sótanos o en almacenes de trastienda, como sucede con The Drifter, un speakeasy auténtico al que llegarás tras bajar por una oscura escalera y abrir la puerta de lo que parece un refrigerador. Como en los locos años veinte, aún presentan shows de vodevil y la carta varía de acuerdo a los tipos de alcohol disponibles. Divertido, ¿no?

Ir de compras a Magnificent Mile

Tribune Tower en la av. Michigan, dentro de la Magnificent Mile . Foto por Gautam Krishnan en Unsplash

¿Lo tuyo es admirar aparadores y explorar grandes tiendas? Entonces lánzate a Magnificent Mile, nombre que dan los locales al tramo de la avenida Michigan que va del río Chicago a la calle Oak. Aquí encontrarás joyerías, boutiques de lujo, jugueterías, almacenes de electrónica y deportes, tiendas departamentales… en fin, todo lo que te imagines que puedas comprar se amontona en esta vialidad llena de vida y destellos dorados. No dejes de echarle un vistazo a sus edificios históricos, como las torres Tribune y Wrigley, joyas de la arquitectura que representan muy bien la elegancia industrial de la Ciudad de los Vientos.

Arturo Torres Landa

Arturo Torres Landa

Escribe y hace fotos para distintas publicaciones de viajes, gracias a lo cual se ha ganado cierta reputación de “doctor vacacional” entre sus amigos: siempre cuenta con destinos y experiencias para recetar.