Las leyes más raras alrededor del mundo y otras que son mito

Cuando viajamos a otro país, sobre todo si tiene una cultura muy distinta a la nuestra, es buena idea leer sobre algunas de sus leyes o normas para asegurarnos de que no tendremos problemas en nuestra estancia. Eso sí, nos podemos encontrar con algunas que parecen tan locas que cuesta creer que sean reales.

Foto por Reginar en Unsplash

El chicle es ilegal en Singapur
Desde 1992, no se puede vender ni importar chicle en Singapur para evitar la contaminación que causa este producto. Es decir, no es ilegal mascarlo, pero no se puede conseguir con facilidad. Desde 2004, hay una excepción para chicles de nicotina o usados de forma terapéutica. Si no puedes vivir sin él, no te preocupes: para los turistas se permiten dos paquetes por persona.

El alcohol tiene horarios estrictos en Tailandia
En este país, la edad legal para pedir un trago es de veinte años y está prohibido tomar alcohol en lugares como templos o iglesias, parques y lugares educativos. Todo esto puede sonar muy razonable, pero tal vez te sorprenda que en autoservicios y otros locales no puedes comprar bebidas alcohólicas entre las dos y las cinco de la tarde, ni entre las 11 de la noche y el mediodía.

No puedes darle de comer a las palomas en San Francisco
La sobrepoblación de palomas en esta ciudad es tan grande que ha causado múltiples problemas de salud y urbanismo. Darles de comer promueve que tengan más crías y previene que aprendan a alimentarse por sí mismas, además de que puede causarte una multa. Así que ya sabes, la próxima vez que estés en un parque y se te acerque una, mejor tira tus migajas a la basura.

En Escocia y Suiza hay mitos sobre el inodoro
Tal vez has escuchado que en Suiza es ilegal soltar el inodoro después de las diez de la noche o que en Escocia por ley se le tiene que abrir a una persona que suplica usar el baño. Por fortuna, estas dos leyes extrañas son solo mitos. Sí es cierto que en Suiza las leyes para renta de departamento son estrictas y que algunos caseros imponen reglas que impiden platicar en voz muy alta o escuchar música a ciertas horas, pero no se refieren en particular al inodoro.

En el caso de Escocia, el mito quizá tenga su origen en que los baños dentro de las casas tardaron en llegar al país, además de que sus habitantes tienen fama de ser muy hospitalarios. Sin embargo, si estás de visita y te urge ir al baño, te recomendamos buscar uno público y no tocar la puerta de un pobre local.

María José Evia Herrero

María José Evia Herrero

Es escritora y editora web. Le gusta comer, viajar, el maquillaje y los gatos.

Deja un comentario