Primero que nada, ¡te vas a Japón! ¡Qué emoción! Sin lugar a dudas, es uno de nuestros países favoritos. Para que no te pierdas en la traducción, acá van algunos tips.

Foto por Clay Banks en Unsplash

 
Confía en el transporte
El país está totalmente conectado y su sistema de transporte es bastante fácil de usar y entender. Toda la información está disponible en inglés. Aunque los trenes suelen ser costosos, son mucho mejor opción que los taxis. Para los viajeros, lo recomendable es comprar por anticipado el Japan Rail Pass. Este pase incluye la mayoría de las conexiones que necesitarás para moverte entre ciudades y algunos metros al interior de Tokio (aunque cabe aclarar que no todos).
No tanto en tu inglés
Si estás listo para presumir tus altos puntuajes en el TOEFL, este no es el lugar. En algunas estaciones de trenes te puede llegar a servir un poco el inglés para preguntar por direcciones, pero ten en cuenta que en muchos lugares, sobre todo los que están más alejados de la capital, no dominan este idioma y tu mejor arma serán las señas. Para saber qué pedir de comer, puedes guiarte por las representaciones del menú hechas en plástico que existen en la mayoría de los restaurantes.
Asegúrate de tener efectivo
Tus tarjetas de crédito y débito sí funcionan en Japón, no te preocupes, pero algunos establecimientos, sobre todo los pequeños hostales y restaurantes, no las aceptan. Lo mejor es cambiar algunos yenes desde antes, pues no todos los cajeros sirven para las tarjetas extranjeras y vas a necesitar un poco de cambio para los traslados. Si quieres sacar dinero, busca bancos internacionales, como HSBC, o los cajeros dentro de los Seven-Eleven. 
No dejes propina
Nada. Cero. Niente. En ningún lado. A diferencia de la mayoría de los países de América, en Japón las propinas no solo no son comunes sino que son recibidas con confusión: seguro te querrán devolver el dinero extra. La calidad del servicio, y vaya que te tratarán con cordialidad, no depende de factores externos. Al principio cuesta un poco de trabajo librarse de la culpa, pero una vez que lo asimilas quisieras que fuera igual en el resto del mundo.
Voltea al otro lado al cruzar la calle
Al igual que en los países del Reino Unido, en Japón manejan del otro lado. Ten en cuenta esto si vas a rentar un coche, pero también cuando camines por las calles y las estaciones del metro. Esto puede llegar a ser bastante confuso, sobre todo en horas pico. Cuando tú vayas con mucha seguridad el carril izquierdo y una marea de gente comience a atropellarte. Mientras terminas de acostumbrarte, recuerda mirar para ambos lados antes de cruzar la calle.

Brenda Béjar Kleiman

Brenda Béjar Kleiman

Es editora, traductora y correctora de estilo. Su trayectoria en el mundo de los viajes comenzó como adolescente mochilera. Desde ahí prometió nunca volver a viajar sin maleta de rueditas y lo ha cumplido.