Los cinco peores pasajeros en un avión

By 26 julio, 2019 Random

Hace tiempo tuve una mala experiencia en un vuelo de avión con mis compañeros de viaje (que se levantaron de su asiento alrededor de treinta veces), lo que me hizo pensar en las conductas que solemos tener cuando compartimos un espacio reducido con alguien más por varias horas. Todos estamos apretados, cansados y hambrientos, pero podemos procurar ser respetuosos con nuestros vecinos. ¿No creen? Todo esto me inspiró a crear una lista de los cinco peores tipos de pasajeros en un avión. ¿Cuáles son los peores para ti?

1. El que se reclina abruptamente
Antes de reclinar nuestro asiento, lo más cortés es voltear a ver a la persona que está detrás de nosotros. Puede que esté descansando con los brazos en la mesita o que aún esté comiendo y ocasionemos un desastre. Si bien es nuestro derecho reclinarnos, no tenemos que hacerlo de forma violenta. Aún más cortés sería hacerle saber que nos vamos a reclinar: ¡pero eso ya lo dejo a la conciencia de cada quien!

2. El que llegó en vivo de la fiesta o corrió un maratón y luego se subió al avión
Hay que considerar el olor personal. Sobre todo en vuelos largos y en clase económica nos encontramos más cerca de las personas de lo que quisiéramos. Mi recomendación es tomar un baño antes y usar desodorante. Nota: las colonias de olor fuerte o perfumes muy olorosos también pueden resultar molestos combinados con más de 100 perfumes diferentes en espacios encerrados y pequeños.

3. El viajero parlanchín
¿No eres de las personas que duermen durante el vuelo? La solución no es sacarles plática a los compañeros desconocidos. Probablemente las demás personas quieran dormir o simplemente ver por la ventana y conectarse con sus pensamientos. Si de plano te gusta mucho charlar puedes hacer una o dos preguntas y juzgar por ti mismo con sus respuestas si la otra persona también está interesada o tendrá que hacerse la dormida para evitarte. ¡Jajá!

4. El que se levanta cada cinco minutos
¿Quieres salir las veces que desees? ¡Elije pasillo! Quieres ver por la ventana? No te levantes tanto. En clase económica tienes que decidir y lamentablemente no puedes tener lo mejor de los dos mundos. ¡Ah! Y si ves que hay servicio de alimentos o bebidas y los sobrecargos están usando el carrito de servicio, por favor espera a que hayan terminado. 🙂

5. El que tiene prisa
Si en algo estamos de acuerdo es que el 100% de los pasajeros queremos bajarnos lo antes posible. Mi recomendación es: si no hay espacio en el pasillo no tiene caso estar de pie en él. La regla es que debemos dar el turno a las filas delante de nosotros para que pasen primero y de esta manera tenemos asegurado nuestro turno. Cuando nos toque salir, hay que tener el equipaje de mano localizado para solamente tomarlo e irnos.

Si todo esto genera polémica, imagínense ahora si nos cuestionamos lo siguiente: ¿a quién le pertenece el descansabrazos en el avión?

Marifer F. Orozco

Marifer F. Orozco

Diseñadora de profesión, caza-ofertas de corazón que predica que el mejor viaje, es el más barato. Una vez pagó sólo $250 dólares por casi darle la vuelta al mundo en avión.