Los cinco mejores bares de Oaxaca

¿Acabas de volver de Monte Albán y no tienes plan para la noche? Para solucionar tu dilema, aquí te presentamos una ruta con nuestros lugares favoritos. De ellos no podrás salir sin haber pronunciado «para todo mal… ¡mezcal!».

Foto por Max Böhme en Unsplash

Los Amantes
Asegúrate de reservar una mesa en su terraza, desde donde disfrutarás una estupenda vista del templo de Santo Domingo, joya del barroco mexicano. La especialidad —desde luego— son los cocteles hechos con el mezcal de la casa, los cuales maridan perfectamente con creaciones méxico-japonesas como nigiris de almeja chocolata o temakis de huachinango. Claro que, si prefieres una experiencia más clásica, siempre podrás pedir un mezcal joven derecho acompañado con botana.

Txalaparta
Aunque no lo creas, no todo es mezcal en Oaxaca, y como prueba te presentamos este restaurante-bar ubicado en el centro histórico de la ciudad. Detrás de su barra iluminada verás múltiples etiquetas de cervezas y destilados, servidos en tu mesa con preparaciones de cocina mexicana e italiana. Si no traes ganas de beber nada, siempre podrás pedir una hookah, ponerte cómodo y disfrutar las presentaciones de música en vivo que acogen con regularidad.

Foto por Guillermo Leal en Unsplash

Mezcalogía
Con semejante nombre ya podrás imaginarte cuál es la vocación de este sitio, a donde acuden los más empedernidos amantes y especialistas de esta bebida producto del agave. Vas a encontrar muchísimas variedades de mezcal artesanal, así como también deliciosos cocteles preparados por mixólogos invitados. Mantente al tanto de sus actividades, pues con regularidad organizan catas de mezcal, talleres y eventos de música en vivo. Su ambiente casual y festivo te va a gustar.

Bar de la Musique
Otra alternativa para aquellos que no andan con antojo mezcalero, pues se trata de un cantabar muy frecuentado por los oaxaqueños trasnochados en fin de semana. Su localización también sale de lo común porque está instalado en un espacio subterráneo dentro del hotel Casa Bonita, así que cuando lo visites sentirás que desciendes en una especie de speakeasy. Si vas con amigos y no te consideras tímido, debes probar sus noches de karaoke sobre el escenario o demostrar tus mejores pasos en su pista de baile con bola disco.

Foto por analuisa gamboa en Unsplash

In Situ
Si su nombre en latín te hace imaginar museos o bibliotecas no estás del todo equivocado: fundado en 2011, es considerado un santuario del mezcal debido a su colección con más de 200 botellas de destilados artesanales. El encargado de reunir tal cantidad de etiquetas es el maestro mezcalero Ulises Torrentera, gran promotor de la cultura del mezcal oaxaqueño. ¿No sabes cuál elegir? Pídele al personal que te guíe por su catálogo, ordenado de acuerdo al tipo de agave, lugar de fabricación y calidad de la bebida —para verdaderos clavados.

 

Arturo Torres Landa

Arturo Torres Landa

Escribe y hace fotos para distintas publicaciones de viajes, gracias a lo cual se ha ganado cierta reputación de “doctor vacacional” entre sus amigos: siempre cuenta con destinos y experiencias para recetar.

Deja un comentario