Los mejores one-day trips desde París

By 20 diciembre, 2018 abril 12th, 2019 Europa, Francia, París

París tiene la ventaja de ser un punto muy céntrico para visitar otras ciudades y regiones francesas e incluso otros países. No te preocupes, no tienes que cargar con todas tus cosas y moverte de hotel, porque estas opciones son perfectas para ir y regresar en un solo día.

Versalles
No lo descartes por ser la respuesta obvia. A solo 17 kilómetros de París y muy accesible por tren, esta ciudad vale mucho la pena. Por supuesto, la parada obligada es el castillo del mismo nombre y sus impresionantes jardines. Quédate un buen rato, pues es un excelente espacio para tomar fotos, observar a las personas y pasar tiempo acostado en el pasto frente al lago. En el mismo viaje puedes visitar museos menos conocidos, como la Osmoteca, un espacio que cuenta con un gran catálogo de perfumes y aromas.

Foto por Kym Ellis en Unsplash

Borgoña
Más que una ciudad es una región completa conocida por sus vinos. Puedes llegar en tren o en autobús desde París y visitar varios de sus poblados. Dos de los más populares son BeauneDijon. Además de ser muy pintorescos, tienen castillos y viñedos para dar y repartir. No importa el destino que elijas, no dejes de probar los platillos más emblemáticos de la zona: el bœuf bourguignon, un guisado que mezcla buey y vino, y los caracoles (si no es ahora, ¿cuándo?) fritos con mantequilla y ajo. 

Provins
Esta ciudad amurallada está casi suspendida en el tiempo y te permitirá conocer cómo era la Francia medieval. A una hora y media en tren desde París, es conocida también por el cultivo de rosas, con las que se preparan mermeladas y otros postres. Otras especialidades locales son el champán (por algún tiempo fue la capital del Condado Champaña), el queso brie y las niffletes, magdalenas rellenas de crema pastelera. Provins es un sueño para los amantes de lo dulce y el romanticismo.

Castillo de Fontainebleau
Si algo ofrece Francia es una gran variedad de castillos, pero este es uno de los más espectaculares. Se encuentra cerca de la Villa de Avon, a donde se llega por tren. Hay que tener en cuenta que el recinto cuenta con más de 1,500 habitaciones, por lo que es imposible recorrerlo por completo en un solo día, así que hay que elegir con anticipación qué es lo que más te interesa ver. Dos recomendaciones son la Gran Capilla y el Museo de Napoleón. Guarda tiempo para disfrutar con calma de sus jardines y del hermoso bosque que los rodea.

Brujas
Un viaje un poco más largo y en el que tienes que cambiar de país, pero que vale la pena. Esta pequeña ciudad belga está a tan solo tres horas de París, así que hay que aprovechar. Es famosa por su calles adoquinadas, sus canales y su arquitectura medieval que te hace sentir como que estás en un cuento de hadas. Pero también por su chocolate (guiño, guiño). Así que, qué más pretextos necesitas? Los dos lugares más icónicos para disfrutar de sus delicias dulces son The Cocolate LinePralinnette.

Brenda Béjar Kleiman

Brenda Béjar Kleiman

Es editora, traductora y correctora de estilo. Su trayectoria en el mundo de los viajes comenzó como adolescente mochilera. Desde ahí prometió nunca volver a viajar sin maleta de rueditas y lo ha cumplido.