Los ocho lugares más «instagrameables» de Marruecos

Desde sus callejones color ocre hasta los recorridos en camello en el Desierto de Sahara, Marruecos es un destino que se debe explorar con la pila del smartphone bien cargada, por eso, aquí te presentamos los ocho lugares más «instagrameables», que te convertirán en Indiana Jones a golpe de hashtag.

¿Quieres ver todo estos y otros lugares de Marruecos? Viaja con nuestras Experiencias Gurú. Échale un ojo a este increíble tour.

Foto por Shutterstock

La Plaza de Jemaa El Fna

Para adentrarse en el corazón de la Medina de Marrakech es necesario valorar el caos: músicos, comerciantes, tatuadoras de henna, encantadores de serpientes, pitidos de carros, en fin, una experiencia sonora que te acompaña en cada callejuela o pasadizo de este impresionante lugar. El lugar se puede visitar a cualquier hora, pero debido a las altas temperaturas se recomienda hacerlo de noche, y así adentrarse en la cotidianidad de sus habitantes que se reúnen para cenar y convivir.

Palacio Bahía

El Palacio Bahía, mejor conocido como el «Palacio de la Bella», es una de las obras arquitectónicas más importantes de Marrakech. Fue construido a finales del siglo XIX con el objetivo de ser la residencia de monarcas más impresionante de todos los tiempos. Está conformado de 150 habitaciones que dan a diversos patios y jardines, y cuenta la leyenda que fue el harén de las cuatro esposas y las 24 concubinas de Abu Bou Ahmed.

Foto por Niel Taelman en Unsplash

Ait Ben Haddou 

Pertenece a la Ruta de las Fortalezas y se encuentra a unos 190 kilómetros de Marrakech. Se trata de un pueblo formado por kasbahs de adobe (arena, arcilla, agua, paja y estiércol) a raz de piso, una construcción utilizada desde el siglo XI por la tribu bereber. Su antigüedad, ubicación y arquitectura no sólo lo convirtieron en Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1987, sino también el escenario de numerosas películas y más recientemente, la serie Game of Thrones.

Boulmane Dades – Todra Khorbat – Erfoud

Antes de llegar al Desierto del Sahara y dormir en una duna, se debe recorrer el Valle del Dades hasta las Gargantas de Todra, donde se encuentran acantilados de color ocre, terracota y rojo. Además de los kasbahs, hay mansiones fortificadas, montañas atravesadas por arroyos y cañones que forman parte de un escenario de formaciones rocosas inolvidable.

Foto por elCarito en Unsplash

Fez

Recorrer la ciudad de Fez es adentrarse en un mundo medieval de plazas ocultas, callejones y puertas gigantes, sin embargo, hay tres zonas que deben conocerse: Fez el-Bali que es la zona antigua donde se encuentra la medina, siendo la mayor zona peatonal del mundo y que en la actualidad está declarada Patrimonio de la Humanidad, Fez el-Jdid donde se encuentra el Mellah, el barrio judío y finalmente la Ville Nouvelle que es la zona francesa.

Asilah

Ubicada al noroeste de Marruecos, se trata de una colorida y pequeña ciudad amurallada frente al Atlántico, que cuenta con tres puertas de acceso: Bab el Homar (Puerta de la Tierra), Bab el Bahr (Puerta del Mar) y Bab el Kasba (Puerta de la Cultura). Paseando por la medina, siguiendo cerca del mar, se llega al mirador, donde es común observar el atardecer mientras los músicos tocan distintos ritmos africanos.

Foto por Alessandra Caretto en Unsplash

Rabat

Además de ser la capital de Marruecos, Rabat es una de las cuatro ciudades imperiales (Marrakech, Fez y Meknés). Su nombre deriva de la palabra «ribat» (fortaleza), porque fue la base desde donde se combatió a los españoles en el siglo XII, y también fue un refugio para los musulmanes expulsados de España cuatro siglos después.

Casa Blanca

Es una de las ciudades más importantes y visitadas de Marruecos. De hecho, es la capital económica del país y su ciudad más poblada con casi 5 millones de habitantes. Aquí se encuentra la Mezquita Hassan II, considerada la segunda más grande del mundo —tras la de La Meca—. Mide más de 172 metros y tiene un exterior de 30 mil metros cuadrados, donde caben más de 90 mil personas.

https://gurudeviaje.com/?utm_source=blog&utm_medium=banner&utm_campaign=vuelo_barato

Brenda Béjar Kleiman

Brenda Béjar Kleiman

Es editora, traductora y correctora de estilo. Su trayectoria en el mundo de los viajes comenzó como adolescente mochilera. Desde ahí prometió nunca volver a viajar sin maleta de rueditas y lo ha cumplido.

Deja un comentario