McCallen más allá del shopping

¿Compraste un boleto a McAllen con la promesa de que encontrarás increíbles opciones para realizar tus compras? Aprovecha el viaje para ir más allá del centro comercial con estas increíbles alternativas de arte, entretenimiento, playas y mucho más.

Foto por Timon Klauser en Unsplash

Primero que nada, cómo llegar: todos los días salen vuelos directos desde la Ciudad de México a McAllen por Aeromar. El recorrido dura poquito más de dos horas. También hay un par de vuelos a la semana desde Guadalajara.

Descubre el lado B de McAllen
Si bien podrías pasar horas y horas en la Plaza Mall a la caza de ofertas y buena comida, como las deliciosas pizzas y pastas de Buddy V’s Ristorante, de Buddy Valastro, famoso respostero del reality show Cake Boss, date una escapada a la calle 17 para ver arte callejero y curiosear dentro del barrio hipster de McAllen. Toma un par de fotos cool y revisa la cartelera del Cine del Rey para ver si su programa de la noche te llama la atención, hay desde stand up hasta grupos en vivo. Después lánzate a comer en The Centennial Club, un bar de increíble ambiente y comida. Si quieres terminar de sumergirte en la escena local, planea una visita privada en la galería del artista Isaac Guerra, The Phoenix Gallery, que reúne una excelente colección de arte moderno texano en un lugar decorado de forma excepcional.
Si viajas con niños, una alternativa a esto es el IMAS (The International Museum of Art & Science), que tiene increíbles actividades para los más pequeños. Por la noche, la efervescente oferta gastronómica de la ciudad te espera. Nuestra elección es el restaurante SALT, dedicado a la comida americana contemporánea, donde encontrarás desde chuletas de cerdo con tamal de huitlacoche, hasta ensalada con vinagreta de tocino 🐷.

Foto por Matthew T Rader en Unsplash

Escápate a Corpus Christi
Aprovecha la mañana para visitar el Texas State Aquarium, uno de los mejores de Norteamérica. Disfruta un par de horas con la vida marina hasta que llegue la hora de partir a tu siguiente destino: el USS Lexington, un portaviones de la Segunda Guerra Mundial que ahora funciona como museo con un plus: tiene un increíble escape room, un juego que consiste en encerrar a un grupo de personas que, a través una de serie de pistas, tendrán que descubrir cómo salir. Si nunca has estado en uno este es el momento. Para los más artísticos, otra opción es visitar el The Art Museum of South Texas, que presenta varias actividades y su edificio, de arquitectura sumamente interesante, fue disfeñado por el mexicano Ricardo Legorreta.
No hay mejor forma de rematar la tarde que contratar un segway para recorrer  las casas viejas de Heritage Park y el malecón, incluyendo la estatua dedicada al personaje que es el orgullo —por no decir la diosa— local: Selena. No te vayas a la cama sin probar alguna cervecería local, Lazy Beach Brewing Co. es una gran opción.

Foto por Matthew T Rader en Unsplash

Descubre South Padre Island
Toma la carretera un par de horas para llegar a esta isla ubicada en el Golfo de México que es hogar de varias especies marinas. Tu primera parada debe ser, sin duda, Sea Turtle, Inc., un centro de rescate y rehabilitación de tortugas donde aprenderás muchísimas cosas sobra este especie y su conservación. Ya entrados en lo ecológico, lánzate al South Padre Island Birding And Nature Center, del lado de la laguna, para observar aves, mariposas y caimanes. En cuanto a la playa, tiene más de 100 kilómetros que, cosa curiosa, puedes recorrer en coche: literal, meter tus llantas en la arena. Si bien poner una sombrilla y relajarte junto a tu Mustang 67 suena como un plan ideal, puedes intentar algo nuevo con una clase de castillos de arena, ideal si viajas en familia.
¿Qué te parece recorrer la costa a bordo de un catamarán, durante el atardecer, para cerrar la noche? El viaje parte del Longboard Bar and Grill. Ahí mismo te servirán la cena y una vez que regreses, recomendamos elegir ese u otro de los bares cercanos para escuchar música en vivo y echar un trago.

Brenda Béjar Kleiman

Brenda Béjar Kleiman

Es editora, traductora y correctora de estilo. Su trayectoria en el mundo de los viajes comenzó como adolescente mochilera. Desde ahí prometió nunca volver a viajar sin maleta de rueditas y lo ha cumplido.

Deja un comentario