¿Por qué la laguna rosa de Yucatán es de ese color?

Las Coloradas es sin duda uno de los lugares más mágicos y únicos del país. Las salinas toman un color rosa que puede llegar a ser tan intenso como el de los flamencos que las visitan.

El pueblo, que tiene menos de mil habitantes, se encuentra dentro del Parque Natural Reserva Ría Lagartos, un área protegida que comprende más de 60 hectáreas en la que crecen abundantes manglares y que tiene aportación tanto de agua dulce como salada.

El tan fotografiado color es el resultado de una mezcla de factores, pero sobre todo del alga Dunaliella salina, la cual produce sustancias de color rojizo y que se reproduce con facilidad en aguas saladas. Es por eso que los lagos de las Coloradas son el lugar perfecto para su proliferación y que el agua comparte color con los flamencos que se alimentan del agua. En la Península de Yucatán no es poco común ver aguas rosas en las ciénagas cercanas a la costa, aunque aquí sean más intensas.

Si quieres visitar este atractivo, hay varias formas de llegar. Si estás en Yucatán, desde Valladolid puedes tomar transporte público (salen camiones en la mañana) o un taxi, por unos 500 pesos, o bien tomar la carretera hacia Río Lagartos. En automóvil desde Cancún, hay que tomar la carretera Cancún-Valladolid, después ir hacia el norte por la carretera a Tizimín y finalmente tomar el camino hacia Río Lagartos.

Al llegar verás a personas en motocicleta, quienes son los guías autorizados para mostrarte los lagos rosas. Hay que recordar que estos son propiedad privada de la salinera que ahí opera y que la entrada cuesta 50 pesos. Es importante hacer caso de todas las indicaciones, de las cuales la más importante es que no debes meterte al lago a nadar porque esto contamina la sal.

También puedes ver las salinas sin pagar, paseando por el costado, pero no tendrás la explicación de los locales ni los mejores ángulos para la foto.

Cuando planees tu aventura, ten en cuenta que el paseo es muy corto, porque en las Coloradas hay muy poca infraestructura y no existen hoteles ni restaurantes. Lo más recomendable es quedarte al menos una noche en Río Lagartos o en San Felipe, lugares donde también podrás hacer actividades como observación de pájaros y recorridos educativos por los manglares, además de comer deliciosos mariscos frescos y disfrutar de las playas de arena blanca.

María José Evia Herrero

María José Evia Herrero

Es escritora y editora web. Le gusta comer, viajar, el maquillaje y los gatos.

Deja un comentario