Si te fuiste de viaje y no tomaste fotos, ¿realmente lo hiciste? Conocer lugares nuevos, buscar sus mejores ángulos y saturar a nuestros seres queridos con 3,541.5 fotos en las redes sociales es uno de los grandes placeres de la modernidad. Aceptémoslo de una vez. Pero llevar un equipaje voluminoso y con objetos de valor puede llegar a tener algunos inconvenientes.

Entonces, ¿vale la pena viajar con tu cámara profesional? Eso es algo que solo puedes decidir tú, pero aquí te ayudamos con algunas ventajas y desventajas. Claro que hay que tener en cuenta que los pros y contras pueden cambiar según el celular que tengas, el tipo de viaje que hagas, el lugar que visitas e incluso cuánto equipaje permite la aerolínea.
Si vas a un lugar que ya conoces y donde no tendrás que estar en continua movimiento, puede ser una gran idea llevar tu cámara y ponerte artístico, pero si viajas con niños pequeños que necesitan de cuidados constantes —y, seamos honestos, abarcan gran parte de tu equipaje documentado y de mano— tal vez sea mejor idea depender de un celular.
Lo mismo si el destino al que viajas es famoso por los robos a turistas o si todavía estás aprendiendo a usar tu cámara profesional. En este caso, lo mejor es practicar en casa y llevarla de viaje cuando ya la domines a la perfección. Valora todos estas circunstancias y decide qué es lo mejor para ti y para los recuerdos que quieres capturar.
Los pros de una DSLR

  1. El primero y más obvio es que tendrás más control sobre las imágenes que tomas, porque puedes experimentar con el modo manual para lograr diferentes efectos, como enfocar y desenfocar a tu antojo.
  2. No tienes que usar tu celular constantemente, lo que implica no gastar tanta batería, algo que es vital durante un viaje.
  3. Tus imágenes tendrán una mejor calidad en general: tanto para web como para print, por lo que tendrán más potencial para trascender como pósters o incluso historias de revista.

Los contras de un DSLR

  1. No podrás editar tan rápidamente. Mientras que en un celular puedes utilizar apps de edición sin problemas, si llevas tu cámara tendrás que tener también tu laptop o esperar hasta llegar a casa.
  2. Es posible que tomes más fotos con tu celular, por ser más práctico de sacar y guardar, pero puedes perder calidad, sobre todo en situaciones de poca luz, en disparos a distancia o con objetivos en movimiento.
  3. Tu cámara se convierte en una cosa más para cuidar y cargar. Si viajas en avión, significa menos espacio en tu equipaje de mano, porque, por supuesto, querrás llevar tu equipo fotográfico contigo en cabina, y tal vez hasta un par de lentes y otros gadgets.

Entonces, ¿qué decides?

Brenda Béjar Kleiman

Brenda Béjar Kleiman

Es editora, traductora y correctora de estilo. Su trayectoria en el mundo de los viajes comenzó como adolescente mochilera. Desde ahí prometió nunca volver a viajar sin maleta de rueditas y lo ha cumplido.