Ruta para un primer viaje a Alaska

Alaska es el estado más grande de Estados Unidos y uno de los territorios más interesantes para visitar. Para que no te abrumes con todas las opciones, te decimos qué es lo que no te puedes perder.

Foto por Tobias Tullius en Unsplash

Instálate en Anchorage
La mayoría de los vuelos llegan a esta ciudad, que no es la capital del estado pero sí la más poblada. Por eso te recomendamos comenzar y terminar tu ruta aquí. Lo más probable es que en tu primer día no puedas hacer mucho (los vuelos son largos, lo mismo que el desembarque de los cruceros), pero en el segundo, te recomendamos visitar el Museo Anchorage, que es interesante para personas de todas las edades, y comer un hot dog de reno en House of Hot Dogs o Tia’s Gourmet Sausage.

Explora el Parque Nacional y Reserva Denali
Denali, donde se encuentra este increíble parque, está a cuatro horas de Anchorage en coche o a siete y media en tren. Existen varias opciones de tours, desde los de senderismo para conocer la vida silvestre hasta compañías que te llevan por aire o se enfocan tan solo en conocer los glaciares. Si tienes varios días, te recomendamos tomar más de uno para obtener distintas perspectivas del lugar.

Visita los glaciares en Seward
En la península de Kenai, a unas horas de Denali, está otro parque nacional. Hospédate en la ciudad de Seward y visita también el Wildlife Conservation Center, una asociación dedicada a preservar la vida silvestre de Alaska, o el Sealife Center. No te puedes perder el famoso glaciar Exit para hacer hiking por sus alrededores. Además, puedes hacer recorridos de un día en crucero para ver a las focas, leones marinos y otras especies de la región e incluso rentar un kayak. Para comer, The Cookery es el lugar más popular.

Pesca en Soldotna
Si lo tuyo es la pesca, dirígete a Soldotna antes de regresar a Anchorage. También en la región de Kenai, esta ciudad ofrece varias opciones de hospedaje a las orillas del río, donde podrás realizar una de las actividades más típicas de Alaska: pescar, y después tener una cena de campeonato (incluyendo salmón y trucha). Si te sobra tiempo, también puedes practicar hiking, rafting y canoeing.

María José Evia Herrero

María José Evia Herrero

Es escritora y editora web. Le gusta comer, viajar, el maquillaje y los gatos.

Deja un comentario